Buscar en archivos de Mambí en Acción

domingo, 31 de mayo de 2009

Cubano gana demanda contra Castro y el “Che”


Interesante artículo publicado en el Diario Las Américas

Foto: Gustavo Villoldo
Publicado el 05-30-2009
Agencia EFE

Un juez de Estados Unidos concedió una indemnización de más de 1.000 millones de dólares a un cubano que demandó al ex presidente de Cuba, Fidel Castro, y a Ernesto “Che” Guevara por el suicidio de su padre en 1959.

El magistrado Peter Adrien emitió su decisión a favor de Gustavo Villoldo, un ex agente de la CIA que participó en la captura del “Che” Guevara en Bolivia, en 1967.

“La justicia se ha impuesto”, dijo el cubano, de 72 años, tras el dictamen del juez.

En la demanda, Villoldo dijo que su padre, del mismo nombre, ingirió una botella de píldoras para dormir tres semanas después de que el “Che” Guevara, como gerente del Banco Nacional de Cuba, le comunicó que su empresa, una distribuidora de General Motors, sería decomisada.

La incautación era parte del plan para desmantelar el capitalismo en Cuba, tras el triunfo de la revolución, y el demandante dijo que eso dejó en la ruina financiera a su familia. Esta acción fue calificada por el juez como una “tortura” a la familia Villoldo.

La indemnización es la mayor que se ha concedido hasta el momento en demandas contra el Gobierno de Cuba después de una por 253 millones de dólares otorgada a los hijos del cubano Rafael del Pino Siero, que murió en la cárcel tras separarse del régimen castrista.

Otra indemnización se le concedió a los familiares de tres pilotos del grupo del exilio “Hermanos al Rescate” por 187 millones de dólares, que fueron derribados en aguas internacionales por aviones cubanos en 1996.

El abogado de Villoldo dijo que intentarán cobrar el dinero de los fondos congelados del Gobierno cubano, pero expertos juristas consideran que será una labor difícil porque los recursos que estaban en una cuenta bancaria en Nueva York fueron, en parte, usados para pagar la indemnización a los familiares de los pilotos de “Hermanos al Rescate”.

Villoldo, hijo, salió de Cuba después de 1959 y comenzó posteriormente a participar en misiones de los anticastristas que culminaron en 1961 con el fracaso de la bahía de Cochinos. Después trabajó para la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que lo adiestró en misiones clandestinas para acabar con el intento del “Che” de extender la revolución comunista a países africanos y latinoamericanos.

Con ese objetivo, Villoldo comenzó las misiones de búsqueda y captura del “Che” en 1965 y dos años después se logró atrapar a quien es considerado como uno de los guerrilleros más famosos de América Latina.

De esa captura, Villoldo se quedó con un mechón de pelo del “Che”, fotografías y mapas de la misión de detección y captura en Bolivia en 1967.

En el 2007 decidió subastar esos objetos para “cerrar una etapa de mi vida de casi cincuenta años que he vivido con la tragedia de mi padre suicidado por culpa de Fidel Castro y de ‘Che’ Guevara y con todo este proceso de destrucción de mi país”, dijo Villoldo en ese momento en una entrevista con Efe.

viernes, 29 de mayo de 2009

Periodista preso recibe premio


La agencia de noticias EFE nos trae la agradable noticia de que el preso cubano, periodista independiente, encarcelado desde el año 2003, Normando Hernández González fue seleccionado con el premio “Libertad de Expresión” que concede anualmente la Asociación Noruega de Escritores.

Hernández, de 38 años, se encuentra recluido en la cárcel Kilo 7, situada a 570 kilómetros de La Habana.

El periodista cubano es el primer latinoamericano que recibe el premio desde 1999, cuando lo obtuvo el primer ministro peruano Yehude Simón Munaro. El premio tiene su origen en un regalo del Ministerio de Cultura para celebrar el primer centenario de la Asociación Noruega de Escritores en 1993 y está dotado con 100.000 coronas noruegas (16.000 dólares).

Cuando Hernández González fue detenido, dirigía la agencia independiente Colegio de Periodistas en la ciudad de Camagüey. Fue acusado por “actos contra la independencia y la integridad del estado”. Las acusaciones presentadas en el juicio se basaron en: informar sobre el sistema de salud, de educación, el judicial, el turismo, la cultura, la agricultura y la pesca. Fue injustamente condenado a 25 años de prisión.

En el año 2006, Normando fue golpeado por el esbirro Reinier Almentero Pulgarón, quien lo empujó por las escaleras desde el segundo piso de la cárcel, mientras el periodista gritaba: “abajo la tiranía de Castro, vivan los derechos humanos”.

Su esposa, la Sra. Yarai Reyes Marín, ha denunciado en varias ocasiones el crítico estado de salud de Normando Hernández, quien tiene tuberculosis, y ha solicitado a organizaciones internacionales que pidan al desgobierno cubano que su esposo pueda ser trasladado a su hogar y seguir cumpliendo allí su injustificada condena.

Agradecemos a la Asociación Noruega de Escritores por haber concedido este galardón al colega Normando Hernández, honrando así a todos los valerosos periodistas independientes que a diario se enfrentan y denuncian las injusticias de la tiranía de los hermanos Castro.

jueves, 28 de mayo de 2009

Obstaculizan en Cuba servicio de telefonía móvil al ex preso político Jorge Luis García Pérez Antúnez


La Habana, 27 de mayo.- El conocido ex preso político cubano, Jorge Luis Pérez Antúnez, denunció en La Habana, que el Departamento de Seguridad del Estado, en abierta complicidad con la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), le obstaculiza el servicio telefónico móvil.

Pérez Antúnez, Coordinador Nacional del Presidio Político “Pedro Luis Boitel“, en presencia de activistas de los derechos humanos, pidió a éste periodista que le hiciera una llamada a su móvil. Una voz desconocida de un hombre, respondió a la llamada, la acción se realizó en 4 ocasiones con el mismo resultado.

Antúnez, quien todavía muestra las secuelas de la huelga de hambre que realizó durante 29 días, y posteriormente un ayuno en rebeldía contra el régimen comunista de la isla, aseguró: “Personas haciéndose pasar por supuestos miembros de organizaciones del exilio cubano, me han realizado entrevistas falsas, y me han gastado todo el crédito del móvil.

Excarcelado en abril de 2007, tras haber cumplido 17 años y 38 días en las prisiones castristas, enfatizó: “Tal como lo sentenció Pedro Luis Boitel, “Los hombres no abandonan la lucha, cuando la causa es justa“, le transmito al régimen comunista de Cuba que continuaré en mi lucha por la defensa de los derechos humanos en la isla“.

Reportó desde La Habana, el periodista Carlos Serpa Maceira

martes, 26 de mayo de 2009

La Cuba de Hoy y su Sistema Jurídico. ¿Es Compatible con el Sistema Interamericano?

Por Alberto Luzárraga

Examinaremos el tema, primero desde el punto de vista de la legislación castrista, seguido, en referencia a la carta Democrática Interamericana, para terminar con una conclusión fundada.



I- Constitución y legislación castrista

Para responder a la pregunta que encabeza el título de este informe se requiere que comencemos haciéndonos una pregunta de rigor. ¿Existe hoy en Cuba un cuerpo de derecho constitucional que merezca tal nombre y que garantice los derechos ciudadanos? La respuesta es definitiva: la constitución de 1976, enmendada en 1992, no es un documento apto para propiciar un cambio hacia la libertad porque no protege al ciudadano sino que concentra poderes en el estado en forma extrema, mientras restringe al máximo la libertad individual.

Se trata de un documento diseñado para imponer un sistema unipersonal de gobierno apoyado por un solo partido que reclama el acceso exclusivo al discurso político. La constitución de 1976 no fue el producto de una constituyente compuesta de delegados libremente electos con libertad para ofrecer una variedad de puntos de vista. Fue por el contrario el producto de una comisión designada por el partido comunista. Su mandato era concentrar y mantener el poder en las mismas manos.

La razón primordial para dictar una constitución es defender al ciudadano del poder absoluto del estado. Este objetivo no solo brilló por su ausencia, era en efecto un objetivo prohibido. La constitución castrista siguió el modelo de la estalinista de 1936. El proyecto elaborado por el partido se pasó a las “organizaciones de masas” para su “comentario.” No es sorprendente el que nada sustancial fuese cambiado. La constitución fue entonces aprobada por el Congreso del partido comunista y se convocó a un referéndum donde se pedía un voto afirmativo o negativo. Se aprobó por el 97.3% de los votantes según datos diseminados por el gobierno de Castro. No existían alternativas y tampoco se verificó un estudio y debate del proyecto en sesiones abiertas al público como se hizo en Cuba en el caso de la constitución de 1901 y la de 1940. El proyecto carecía pues de la más elemental transparencia. No sabemos lo que el pueblo de Cuba hubiera deseado. Sabemos solamente lo que quería el partido comunista, organización que controlaba todos los medios de difusión e informó sólo lo que le pareció conveniente a sus objetivos.

No fue así en el pasado. Una lectura de la prensa de la época, tanto en 1901 como en 1940, revela cuan de cerca seguía el pueblo las sesiones, como se comentaban las intervenciones de los constituyentes y cuantos artículos constitucionales recogieron el sentir del pueblo.

Pocos extranjeros y aún cubanos de la época actual quizás sepan que tanto Blas Roca como Juan Marinello, líderes del partido comunista fueron constituyentes en 1940, electos como parte de una coalición con la que pactó el partido comunista, que entonces al igual que ahora, siempre ha sido oportunista. Se sabía perfectamente quienes eran y lo que propugnaban pero no se les impidió presentar sus ideas porque al fin de cuentas el pueblo de Cuba quería libertad y no totalitarismo, y en buena lid se sabía también que serían derrotados.

Así ocurrió en esa época y es por eso que el tamaño inusitado del porcentaje de aprobación del proyecto castrista en 1976 no sólo es sospechoso sino ridículo. O merece figurar en el libro de récords mundiales, o simplemente refleja un sistema para obtener una “unanimidad” a toda costa.

Sin embargo, no contentos con un 97%, se mejoró el récord en la enmienda constitucional de 1992 que fue aprobada por “unanimidad” por la Asamblea Popular en el curso de una de sus usuales sesiones relámpago de tres días. El totalitarismo se nutre de “unanimidades”.

Fiel a su origen, la constitución castrista-estalinista se dedica a contradecirse a lo largo de su articulado. Lo que da con una mano lo quita con la otra. El artículo 62 es revelador.

“Artículo 62.- Ninguna de las libertades reconocidas a los ciudadanos puede ser ejercida contra lo establecido en la Constitución y las leyes, ni contra la existencia y fines del Estado socialista, ni contra la decisión del pueblo cubano de construir el socialismo y el comunismo. La infracción de este principio es punible.”

Existe un tono de fanatismo casi religioso en sus postulados. Así el artículo 3 declara:

“Todos los ciudadanos tienen el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución. “

Quiere decir que aspirar a no vivir bajo un régimen comunista es un delito y se exhorta al pueblo a la violencia contra el que disienta. Y esto a nivel constitucional.

La Cuba de Castro es extracto puro del pensamiento totalitario. Todas las constituciones de los países libres del mundo prevén su reforma, y la posibilidad de que el pueblo quiera cambiar el sistema. La cubana cumple con el requisito formal y en el artículo 137 habla de la reforma constitucional pero se trata solo de cumplir con un aspecto estético y propagandístico. Los artículos 62 y 3 lo hacen letra muerta porque el resultado que exigen es el mismo: que se mantenga el sistema a como dé lugar.



Para eliminar dudas, el 27 de Junio de 2002, la Asamblea popular pasó la siguiente reforma constitucional (naturalmente por unanimidad) "Artículo 137.- Esta Constitución sólo puede ser reformada por la Asamblea Nacional del Poder Popular mediante acuerdo adoptado, en votación nominal, por una mayoría no inferior a las dos terceras partes del número total de sus integrantes, excepto en lo que se refiere al sistema político, económico y social, cuyo carácter irrevocable lo establece el artículo 3 del Capítulo I, y la prohibición de negociar acuerdos bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera."





La criminalización de las conductas de oposición al régimen por la simple expresión de ideas diferentes es típica de las constituciones totalitarias. Primero se establecen los principios totalitarios y seguidamente se dictan las leyes represivas. El Código penal castrista, la ley mordaza (Ley No.88 de Protección de la independencia nacional y la economía de Cuba) y demás disposiciones no surgen por mero accidente. Son parte de un engranaje diseñado para mantener el poder concentrado en pocas manos y reprimir. El comunismo intenta primero la coacción psicológica, y el entramado legal es parte relevante de esa coacción.

Es así como se crean delitos típicos del sistema, delitos que no existen en otros países o que en ocasiones son distorsiones de doctrinas del derecho penal. El antiguo Código de Defensa Social contemplaba el estado de peligrosidad y establecía la posibilidad de medidas cautelares para narcómanos, etc. siempre con audiencia ante un juez y un procedimiento contradictorio. Las causales eran claras y había que probarlas. Pero alentado por la constitución totalitaria el legislador castrista retuerce esos principios que se convierten en el artículo 72 del Código Penal;

“Articulo 72. Se considera estado peligroso la especial proclividad en que se halla una persona para cometer delitos, demostrada por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista.”

Esta referencia a la moral confirma el carácter casi teocrático del sistema cubano. Si dijéramos que actuar en contra de la moral cristiana, budista o musulmana es delito se nos acusaría de fanáticos religiosos. ¿Y qué es la moral socialista? Un subterfugio para exigir aún más control pues obviamente será lo que el gobierno, sumo sacerdote de esta religión decida que sea. En particular todo aquello que amenace directa o indirectamente al sistema sin importar que sea pensado, hablado o actuado.

Pronunciarse en contra de esa “moral” puede pasar a ser un acto de ‘propaganda enemiga’, delito definido en el artículo 103 del Código Penal que sanciona al que “incite contra el orden social, la solidaridad internacional o el Estado socialista, mediante la propaganda oral o escrita o en cualquier otra forma”.

Esto fue a su vez remachado por la mencionada Ley Mordaza cuyo Artículo 2 reza: "Dado el carácter especial de esta Ley, su aplicación será preferente a cualquier otra legislación penal que le preceda”. Establece nuevas y severísimas sanciones sólo por el hecho de expresar una opinión, e increíblemente postula la retroactividad de la ley en perjuicio del acusado violando así un principio clásico del derecho penal.

Sanciones:

"Artículo 7.1: El que.... colabore por cualquier vía con emisoras de radio o televisión, periódicos, revistas u otros medios de difusión extranjeros, incurre en sanción de privación de libertad de dos a cinco años o multa de mil a tres mil cuotas o ambas."

"Artículo 9.1: 2. La sanción es de privación de libertad de ocho a veinte años cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes: b) si el hecho se realiza con ánimo de lucro o mediante dádiva, remuneración, recompensa o promesa de cualquier ventaja o beneficio."

De hecho, la primera sanción contra un opositor es despedirlo de su puesto. Si para subsistir recurre a la familia o amigos en el extranjero puede contar con hasta veinte años de sanción.

Si pensamos lógicamente vemos que estos delitos no son sino consecuencias directas de los artículos 62 y 3 de la constitución. A lo largo de su articulado la constitución castrista refleja su contradicción inherente: habla de libertad pero no puede darse el lujo de permitirla.

Los artículos 41 a 66 incluyen una larga lista de derechos que pasan a ser desechados en la práctica diaria. El texto constitucional que establece algunos de los “derechos” es particularmente irritante cuando se compara con la realidad cotidiana como por ejemplo el artículo 43 que refiriéndose a la igualdad expresa:

"[Los ciudadanos]

• reciben asistencia en todas las instituciones de salud

• se domicilian en cualquier sector, zona o barrio de las ciudades y se alojan en cualquier hotel.

• son atendidos en todos los restaurantes y demás establecimientos de servicio público.

• disfrutan de los mismos balnearios, playas, parques, círculos sociales y demás centros de cultura, deportes, recreación y descanso."



Dado el apartheid turístico que prohíbe a los cubanos frecuentar locales asequibles sólo a los turistas, la existencia del llamado turismo de salud sólo pagadero en divisas con clínicas especiales no asequibles a los cubanos, los desalojos por vivir en ciudad prohibida, y otra interminable lista de abusos, este artículo pasa a ser una burla diaria a la dignidad del pueblo cubano.

Bajo la constitución actual, la defensa del ciudadano ante el poder público es problema de imposible solución dado el monopolio que la constitución confiere al estado para solventar una serie de necesidades sociales tales como la educación, el acceso a los medios de comunicación y la gestión laboral y sindical, y las posibilidades de intimidación que dicho monopolio implica. Únase a ello, el sistema judicial diseñado para servir de instrumento al ejecutivo y la situación queda encuadrada.

Un buen ejemplo es el artículo 53, que “reconoce a los ciudadanos la libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista.” O sea: tiene usted derecho a estar de acuerdo con el status quo.

Existe sin embargo cierto rescoldo de mala conciencia y por ello a continuación se intenta una explicación:

“Las condiciones materiales para su ejercicio están dadas por el hecho de que la prensa, la radio, la televisión, el cine y otros medios de difusión masiva son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada, lo que asegura su uso al servicio exclusivo del pueblo trabajador y del interés de la sociedad. La ley regula el ejercicio de estas libertades.”

La falacia que se intenta presentar es la siguiente: Como los medios de comunicación son del estado y el estado es el pueblo, entonces obviamente son del ciudadano y no pueden pertenecer a nadie más. El ciudadano puede acceder a ellos cuando quiera, excepto que la “ley” le dirá cómo se ejerce ese derecho. El hecho de que las leyes se dicten por un consejo de estado y un parlamento en un sistema unipartidista habla por sí sólo.

Continuemos con los monopolios. La educación es uno de los más ofensivos, puesto que el estado se apropia de ella para sus propios fines y procede a dictar no sólo el programa educativo sino a prohibir cualquier otra educación contraria a su objetivo. El artículo 39 de la constitución castrista incisos a) y c) establece que los estudiantes deben de ser formados de acuerdo con el ideario marxista al establecer que es deber del estado “promover….la formación comunista de las nuevas generaciones y la preparación de los niños, jóvenes y adultos para la vida social.”

De nuevo causa y efecto. El Código de la Niñez y la Juventud en su artículo 1 explica su propósito: formar una personalidad comunista, y alega que es preciso regular los diferentes aspectos de la vida de la nueva generación, sus deberes y sus derechos. No es de extrañar que más adelante (Art. 23) hable de la actitud política como criterio de acceso a la enseñanza superior, y que el Art. 26 requiera una actitud “integralmente correcta.” Y para colofón existe el horrible instrumento de presión llamado 'expediente acumulativo', que acompaña al estudiante durante toda su carrera escolar registrando no sólo sus calificaciones, sino sus “actitudes políticas" y por analogía las de su familia.

El monopolio educativo diseñado para formar una personalidad comunista como objetivo, es uno de los abusos más flagrantes. La educación de los hijos es un derecho natural de los padres reconocido por todas las legislaciones y constituciones civilizadas. Negarlo es retroceder y convertir al niño en objeto, en un bien de uso. Sólo por eso merece el gobierno de Castro la condenación.

La Declaración de los Derechos Humanos lo dice bien claro en su artículo 26 “los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.”

Tanta es la preocupación del estado con mantener su monopolio que inventa un delito peculiar, el de “abuso de la libertad de cultos “ que define en el Art. 206 del Código Penal así: “El que abusando de la libertad de cultos garantizada por la Constitución, oponga la creencia religiosa a los objetivos de la educación.”

Para no ser omisos y mantener su sistema marxista y hegeliano de contradicción sistemática la ley viola el artículo 8 de la constitución que dice: “El Estado reconoce, respeta y garantiza la libertad religiosa”.

El pueblo cubano ha perdido así hasta los más sagrados derechos, hasta aquellos que pertenecen a la intimidad familiar al hogar, al derecho de pasar opiniones y tradiciones a los hijos. La enormidad del desafuero jurídico es abrumadora.

Y siguen los delitos que contradicen artículos constitucionales. El Art. 208 del Código Penal castiga la asociación ilícita que consiste en reunirse sin previa autorización, el 216 la salida del país sin autorización previa, el 204 pena el menosprecio de las organizaciones políticas o de masas ( entérese ciudadano: le tiene que gustar el comunismo) y el 202 y 207 castigan la instigación para delinquir y la asociación para el mismo efecto, delito común a todos los códigos pero que en Cuba se usa para perseguir a adversarios políticos pues opinar diferente es un delito.

Siguiendo con su costumbre de enunciar derechos inexistentes la constitución en su Art. 54 nos dice que los “derechos de reunión, manifestación y asociación son ejercidos por los trabajadores, manuales e intelectuales, los campesinos, las mujeres, los estudiantes y demás sectores del pueblo trabajador, para lo cual disponen de los medios necesarios a tales fines.” Pero como de costumbre los hace inoperantes al presumir que se ejercen en vez de protegerlos. Se añade una coletilla innecesaria cuando expresa que los trabajadores “disponen de los medios para tales fines” o sea: Se usarán los únicos medios existentes aquéllos controlados por el estado, a su vez empleador único

Uno de los ‘delitos’ más aberrantes es el de salida ilícita lo cual convierte la patria en cárcel y a los gobernantes en cancerberos. Choca frontalmente con el Art. 13 de la declaración de los derechos humanos que expresa: “Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y a regresar a su país”. La constitución de Castro se muestra silente al respecto pues la emigración se utiliza solo para librarse de los adversarios políticos después de reprimirlos. Compárese con el claro precepto de la constitución del 40:

“Art. 30. Toda persona podrá entrar y permanecer en el territorio nacional, salir de él, trasladarse de un lugar a otro y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte u otro requisito semejante, salvo lo que se disponga en las Leyes sobre inmigración y las atribuciones de la autoridad en caso de responsabilidad criminal. A nadie se le obligará a mudar de domicilio o residencia sino por mandato de autoridad judicial y en los casos y con los requisitos que la Ley señale. Ningún cubano podrá ser expatriado ni se le prohibirán la entrada en el territorio de la República. "

Una de las notas características de las constituciones que defienden al ciudadano es la que se refiere a las garantías procesales. Se consagran constitucionalmente para que el legislador no pueda dictar leyes que las vulneren. En la Cuba de Castro el Código de Procedimiento Criminal deja al acusado prácticamente indefenso hasta que comience el juicio y para colmo los cuerpos de la policía política y los comités de defensa de la revolución (comités de cuadra y barrio) son según el Art. 101 de dicho Código “auxiliares del Poder Judicial,” elevando la categoría de delatores, a un estrato que demuestra la verdadera función del poder judicial

Bajo el sistema anterior a Castro, el acusado tenía derecho a gozar de auxilio legal durante la instrucción del proceso llevado a cabo por un juez instructor independiente de los poderes políticos. El acusado podía impugnar las pruebas aducidas o presentar las suyas durante este proceso. A menudo esto resultaba en un sobreseimiento. El auto final de procesamiento abriendo el proceso a juicio también era apelable.

¿Y qué puede esperarse de una constitución donde no figura el derecho de “habeas corpus”? Era concedido tanto por la constitución de 1901 como la de 1940 en términos perentorios, pues se exigía la presentación del detenido ante un juez competente dentro de las 24 horas de su detención sin que pudiera alegarse obediencia debida. Se daba asimismo una acción para exigir la presentación del detenido. Acción que podía ser interpuesta por cualquier ciudadano instruyéndose expresamente a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo sobre su obligación de destituir al juez que no concediese el mandamiento de “habeas corpus.” (Art. 29 constitución del 40). Gracias a ese precepto, que se respetaba, salvaron la vida muchos revolucionarios incluyendo algunos de los actuales gobernantes.

¿Y qué decir de los derechos laborales concedidos por la constitución cubana de 1940? No existen artículos en la constitución castrista (que crea un supuesto “estado de los trabajadores”) que garanticen un salario mínimo, (Art. 61 const. del 40) ni protección contra despidos injustos (Art. 77 const. del 40) ni ciertos principios del derecho laboral que son comunes como por ejemplo:

• Los contratos laborales se interpretan en la forma más favorable al trabajador. (Art. 72 const. del 40)

• Los derechos laborales son irrenunciables. (Art. 72 const. del 40)

• Deben existir límites obligatorios a los trabajos que sean potencialmente peligrosos o dañinos a la salud y las medidas de seguridad son obligatorias. (Art. 79 const. del 40)

Es notable que el derecho a la libre sindicalización y el de huelga no existan. Estos derechos estaban tan protegidos que un sindicato no podía disolverse sin previa sentencia judicial. (Art. 69 y 71 de la constitución del 40) Efrén Córdova, antiguo profesor de derecho laboral cubano nos dice que ello se debe precisamente al sofisma que comentábamos, o sea, que el estado se confunde con el trabajador, y por ello supuestamente el ciudadano no precisa protección contra sí mismo. Pero como nos explica Córdova en la relación laboral siempre existe quien ordena y quien obedece, y si el que ordena es el gobierno y detenta todo el poder, es evidente que el potencial para abusos es ilimitado. Y en todo caso se pregunta Córdova ¿Cómo puede coexistir la sindicalización libre con el “trabajo voluntario” no remunerado impuesto por el régimen? Y aún más, preguntamos. ¿Cómo es posible compaginar el derecho laboral con la sustracción continuada del salario pagado en dólares por el inversionista extranjero directamente al gobierno castrista, mientras que éste paga en pesos, una ínfima fracción de lo recibido al trabajador?

Pudiéramos continuar pero para muestra basta. La regulación del trabajo es uno de los abusos más notorios del sistema.

A este punto se hace necesario explicar otro aspecto importante de la cuestión que nos ocupa. La forma en que se organiza un estado, es vital cuando se trata de proporcionar remedios efectivos al ciudadano que se sienta agredido o perjudicado por los poderes de ese mismo estado que o bien, dictan leyes inconstitucionales si se trata del poder legislativo, o actúan inconstitucionalmente si se trata del poder ejecutivo.

Para eso está el poder judicial independiente. Pero en Cuba no hay revisión judicial de los actos de los otros poderes del estado, y en particular de la constitucionalidad de las leyes. El Art. 75c) confiere esa función a la Asamblea del Poder Popular, pero es una competencia absurda, pues quien dicta las leyes no puede juzgarlas. Es un viejo principio del derecho de todos los tiempos y naciones el que establece que no se puede ser juez y parte al mismo tiempo. Sin embargo, el totalitarismo castrista pretende poseer la verdad absoluta, y se arroga el derecho de decir que sólo él puede enmendar errores. Existe otra contradicción que da pie al peculiar sistema judicial vigente en Cuba. El Art. 122 de la constitución dice que los jueces son independientes pero de acuerdo con esa misma constitución (Art. 75 y 121) los jueces y hasta los magistrados del tribunal supremo deben su puesto a la Asamblea del Poder Popular que los elige, y a quien están subordinados:

“Artículo 121.- Los tribunales constituyen un sistema de órganos estatales, estructurados con independencia funcional de cualquier otro y subordinados jerárquicamente a la Asamblea Nacional del Poder Popular y al Consejo de Estado.”

Como si no fuera poco, el Consejo de Estado según el Art. 90 inciso h, tiene el increíble poder de dar “instrucciones” a los tribunales a través del tribunal supremo (otra mezcla inaceptable de funciones) a fin de asegurar que ningún juez se desvíe del camino “correcto”.

Estas instrucciones tienen un carácter muy serio, pues dicho tribunal según el Art. 121 citado, “dicta normas de obligado cumplimiento por todos los tribunales y, sobre la base de la experiencia de estos, imparte instrucciones de carácter obligatorio para establecer una práctica judicial uniforme en la interpretación y aplicación de la ley.” Esto es mucho más que práctica administrativa. Son órdenes sobre cómo decidir las cuestiones.

No para aquí el entuerto. La Ley de Organización del Poder Judicial consagra otra monstruosidad jurídica, pues permite a un juez serlo y al mismo tiempo ejercer como parlamentario. No contentos con violar las más elementales normas de incompatibilidad de cargos se procede a incorporar a los tribunales miembros legos (gentes del partido) para que se aseguren de que nadie se salga de la ruta marcada.

Queda pues demostrado que el Poder Judicial en Cuba está diseñado de ex-profeso como un apéndice del poder ejecutivo y del legislativo, que a su vez depende del primero según veremos a continuación.

Aunque el Art. 69 dice que la Asamblea del Poder Popular es el supremo poder del estado, y que representa la soberanía del pueblo, la realidad es otra. La Asamblea elige de entre sus miembros un Presidente, un Primer Vicepresidente, 5 Vice Presidentes y 23 miembros más que integran el Consejo de Estado. Castro y su hermano no han fallado en ser elegidos como Presidente y Primer Vice Presidente del Consejo durante los últimos 46 años, y es allí donde “legalmente” reside el poder.

La Asamblea, a diferencia de todos los cuerpos legislativos del mundo, se reúne una o dos veces al año por cortísimos períodos (de tres a siete días) dado que no se le exige más, y mientras tanto el Consejo de Estado “legisla” por decreto. Además el Consejo de Estado puede cambiar las leyes “votadas” por la Asamblea. La redacción original de la constitución del 76, en un intento cosmético de mantener el pudor, concedía a la Asamblea la facultad de revocar en todo o en parte los decretos del Consejo. Pero esta facultad teórica desapareció en el 92, y la realidad queda a la vista: El consejo de Estado es quien ordena y manda, y los demás poderes le están sujetos.

No existe la menor revisión judicial de ningún acto de gobierno. No se ha dado en la Cuba de Castro ningún caso de recurso de inconstitucionalidad (ver) y por ello subsisten leyes manifiestamente inconstitucionales sin que sea posible impugnarlas ante un tribunal.

Queda demostrado que la estructura del documento promueve la concentración del poder en vez de lo contrario, y es bien sabido que las concentraciones del poder y las tiranías son sinónimas. Todos los intentos retóricos del proemio a la constitución son sólo esto: Retórica vacía aunque ocupen más de dos páginas vulnerando la sobriedad obligatoria de un texto constitucional. Pero quizás se presentía que había que llenar con palabras la vaciedad de texto constitucional que ni protege al ciudadano ni crea una república funcional.

No es necesario ser un experto en derecho constitucional para llegar a la conclusión de que la constitución castrista fue dictada para organizar una prisión. Los reclusos tienen los derechos que decida el alcaide o ninguno.

La legislación asfixiante construida alrededor de este sistema es un resultado congruente y la antítesis de un estado de derecho.



II- Sistema Interamericano

En aras a la brevedad hemos tocado sólo lo esencial para demostrar cómo este sistema es intrínsecamente incompatible con los principios que motivaron la Carta Democrática Interamericana y su articulado. Una comparación con dichos principios y preceptos demuestra lo dicho. Ahorramos al lector los comentarios pues las conclusiones son inevitables.

Principios y Preceptos de la Carta Interamericana (nuestro énfasis en las parte pertinentes)

CONSIDERANDO que la Carta de la Organización de los Estados Americanos reconoce que la democracia representativa es indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región, y que uno de los propósitos de la OEA es promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto del principio de no intervención;

REAFIRMANDO que el carácter participativo de la democracia en nuestros países en los diferentes ámbitos de la actividad pública contribuye a la consolidación de los valores democráticos y a la libertad y la solidaridad en el Hemisferio;

CONSIDERANDO que la solidaridad y la cooperación de los Estados americanos requieren la organización política de los mismos sobre la base del ejercicio efectivo de la democracia representativa y que el crecimiento económico y el desarrollo social basados en la justicia y la equidad y la democracia son interdependientes y se refuerzan mutuamente;

REAFIRMANDO que la promoción y protección de los derechos humanos es condición fundamental para la existencia de una sociedad democrática, y reconociendo la importancia que tiene el continuo desarrollo y fortalecimiento del sistema interamericano de derechos humanos para la consolidación de la democracia.



Artículo 1

Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla. La democracia es esencial para el desarrollo social, político y económico de los pueblos de las Américas.

Artículo 2

El ejercicio efectivo de la democracia representativa es la base del estado de derecho y los regímenes constitucionales de los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos. La democracia representativa se refuerza y profundiza con la participación permanente, ética y responsable de la ciudadanía en un marco de legalidad conforme al respectivo orden constitucional.

Artículo 3

Son elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos.

Artículo 4

Son componentes fundamentales del ejercicio de la democracia la transparencia de las actividades gubernamentales, la probidad, la responsabilidad de los gobiernos en la gestión pública, el respeto por los derechos sociales y la libertad de expresión y de prensa.

La subordinación constitucional de todas las instituciones del Estado a la autoridad civil legalmente constituida y el respeto al estado de derecho de todas las entidades y sectores de la sociedad son igualmente fundamentales para la democracia.

Artículo 5

El fortalecimiento de los partidos y de otras organizaciones políticas es prioritario para la democracia. Se deberá prestar atención especial a la problemática derivada de los altos costos de las campañas electorales y al establecimiento de un régimen equilibrado y transparente



Artículo 26

La OEA continuará desarrollando programas y actividades dirigidos a promover los principios y prácticas democráticas y fortalecer la cultura democrática en el Hemisferio, considerando que la democracia es un sistema de vida fundado en la libertad y el mejoramiento económico, social y cultural de los pueblos. La OEA mantendrá consultas y cooperación continua con los Estados Miembros, tomando en cuenta los aportes de organizaciones de la sociedad civil que trabajen en esos ámbitos.

Artículo 27

Los programas y actividades se dirigirán a promover la gobernabilidad, la buena gestión, los valores democráticos y el fortalecimiento de la institucionalidad política y de las organizaciones de la sociedad civil. Se prestará atención especial al desarrollo de programas y actividades para la educación de la niñez y la juventud como forma de asegurar la permanencia de los valores democráticos, incluidas la libertad y la justicia social.

III- Conclusión:

Considerando todo lo anterior, es improcedente la petición de reingreso de Cuba al sistema interamericano mientras dicho país mantenga un ordenamiento jurídico hostil a la democracia representativa, y vulnerador sistemático del estado de derecho y de los derechos humanos.

No tomar este hecho en cuenta es desalentar a la oposición pacífica que en Cuba sufre cárcel por el supuesto delito de expresarse y pedir reformas políticas. Más que desaliento, en verdad sería burla.

La OEA iría además en contra de sus propios principios con el consiguiente descrédito que ello acarrearía.

El problema medular no es si la resolución de enero 31 de 1962 suspendiendo a Cuba del sistema interamericano, es obsoleta o no, como dice el Sr. Secretario General.

El problema medular es si la causa expresada: [que] “la adherencia de cualquier estado miembro al sistema marxista - leninista es incompatible con el sistema interamericano”, se mantiene o no. Y si dicha incompatibilidad o es o no es intrínseca, exista o no una guerra fría o un bloque chino - soviético. Dicho en otra forma:

¿Se ha mantenido o no, la causa subyacente de la suspensión?

Cuba expresa en su constitución que es marxista - leninista. ¿Pueden existir naciones con libertades democráticas bajo tal sistema? El entramado jurídico de un estado organizado bajo tal sistema lo hace imposible, y de ahí la declaración de incompatibilidad.

La experiencia acumulada por los antiguos países de Europa Oriental, hoy democracias representativas, es contundente y no deja lugar a dudas. La aplicación del sistema marxista - leninista extinguió la libertad. Su cancelación en los que la crearon, son hoy repúblicas libres, prósperas y respetadas.

Esta realidad no se puede soslayar con arreglo a derecho, si se trata de cancelar una resolución sin referirse a la causa subyacente que no se ha modificado según ratifica la propia constitución castrista.

Si la Asamblea determinase que el sistema marxista - leninista es compatible con el sistema interamericano, entonces habría resuelto la cuestión en forma congruente, aunque su determinación sería imposible de sustentar con argumentos jurídicos razonables.

Como cubanos y juristas desearíamos la presencia de nuestra patria en todos los foros internacionales, pero de la Cuba que fue la ponente del Código Internacional de Derecho Privado, autorado por un cubano eminente, el Dr. Antonio de Bustamante y Sirven, código que por cierto fue ratificado y rige en un número considerable de las repúblicas que integran la OEA.

Esa es la Cuba que querríamos ver representada y no la actual, que aferrándose a un sistema inoperante y vetusto, bien merece la calificación de obsoleta que hace el Sr. Secretario de la resolución en cuestión.

Capítulos de la Historia (III)


Por: Martha Beatriz Roque Cabello

Prácticamente acabado de llegar al poder, a finales del mes de enero de 1959, Fidel Castro fue a Venezuela. ¿A qué? Muy sencillo: a buscar petróleo. Pero, los que lo conocen saben que para haber tomado esta decisión, el escenario político venezolano, le debía ser agradable.

En ese momento el presidente electo de Venezuela era Rómulo Betancourt, quien fuera militante del Partido Comunista y después fundara el partido socialdemócrata Acción Democrática (AD). Un año antes había sido derrocado el dictador Pérez Jiménez, y durante 1958 tanto la Junta de Gobierno como los partidos de izquierda entre ellos AD, le habían prestado ayuda económica y militar a Fidel Castro. En lo particular Betancourt era amigo de personas vinculadas desde el inicio con el régimen, como Manuel Urrutia, Osvaldo Dorticós y Raúl Roa.

Al parecer las conversaciones entre Fidel Castro y Betancourt, no fueron totalmente satisfactorias. En primer lugar le reprochó el que se presentara en Maiquetía armado, en compañía de Raúl Castro, Ernesto “Che” Guevara y Camilo Cienfuegos. Además le dejó aclarado lo difícil que resultaría que Venezuela le entregara petróleo directamente, y sobre todo a crédito, debido al control de las transnacionales.

Al regresar a la isla con las manos vacías, decidió apostar por el petróleo soviético, firmando un convenio en 1960 con la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, después de la visita a Cuba del primer vicepresidente del Consejo de Ministros, Anastas I. Mikoyán. Esto trajo problemas con Estados Unidos de América e Inglaterra, que poseían aquí las refinerías petroleras. Por su parte México y Canadá no accedieron a la venta de crudo, con diferentes alegatos de excusa.

Puede constatarse que desde esa época el dictador tenía ansias de petróleo, en particular del venezolano, que ha conseguido después de la llegada al poder de Hugo Chávez, y que lo llevó a tomar decisiones de sustitución de equipos a la población, pensando que sería un suministro eterno. Sin embargo en los últimos días ya se puede sentir el anuncio de malos tiempos con respecto al suministro petrolero, y de hecho la posibilidad de la falta de lo que más afecta a los cubanos en general: la electricidad.

La prensa nacional escrita, en sus diferentes versiones: Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores, y hasta la prensa provincial como Tribuna de la Habana, ha estado anunciando la debacle que se aproxima. Titulares como: “Sobreconsumo de 40 mil toneladas de combustible”, publicado por el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, el pasado 16 de mayo, tienen un mensaje bien duro para la población.

En particular en este artículo firmado por Alberto Núñez Betancourt, se plantea que en breve se pondrá en práctica un plan directivo provincial de consumo de electricidad, tanto para los sectores estatal y residencial.

El 17 de mayo, Tribuna de La Habana anuncia interrupciones por mantenimientos programados en la semana del 18 al 23 de ese mes, en los municipios de: Boyeros, Habana del Este y Guanabacoa. Estos apagones se extienden desde las 7:00 am hasta las 5:00 pm.

El 20 de mayo, nuevamente el periódico Granma plantea: “Desmesurado gasto eléctrico por los organismos en Pinar del Río”, con una fuerte amenaza para esta provincia.

El 21 de mayo en primera plana, el órgano del Partido Comunista de Cuba, deja saber que: “Ingreso petrolero cae a la mitad en Venezuela”, a consecuencias del descenso de los precios del crudo, lo que implicó que el poder de compra del país en el exterior bajó un 50%.

Esto es algo así como decirle al pueblo: ¡prepárense para lo que viene! Sin embargo, acostumbrados a tener que leer los mensajes gubernamentales entre líneas, el comentario en la calle no se ha hecho esperar. La gente está preocupada, porque al sustituirles los equipos viejos de cocina por nuevos, y estar obligados a tener que cocinar con electricidad, los apagones ponen en peligro la elaboración de los alimentos, aunque éstos sean pocos.

Al parecer, como el gobierno toma el pulso social diariamente, tuvo conocimiento de este descontento que se extiende por todo el país, y en el noticiero de televisión del fin de semana dejó sentado –cosa que no es habitual- que había una recuperación en el precio del petróleo, cotizándose el barril por encima de los 60 dólares.

Hay razón para preocuparse, estos son tiempos bien difíciles, y ya la alta jerarquía comenzó a hablar de la crisis económica extendida hacia Cuba, aunque si se quiere decir la verdad, habría que afirmar que este país lleva ya 50 años en crisis económica, los recursos que llegan no se sabe a donde van a parar, ¡aunque se sospecha! La deuda externa al cierre de 2008, sobrepasaba los 31 mil millones de dólares, sin contar el impago a los ex países socialistas.

Todas las naciones a las que Cuba le debe dinero: Venezuela, España, China, Japón, Argentina, Francia, Rumanía, Rusia, entre otras, conocen perfectamente que no tiene la capacidad para pagar la deuda.

Con estos problemas internos y externos, se avecina un mes de agosto caliente (además de por ser verano); todo parece indicar que se escribirán nuevos capítulos de la historia.

Ciudad de La Habana, 25 de mayo de 2005

lunes, 25 de mayo de 2009

Convocatoria por las libertades en Cuba


Una movilización general en Internet ha sido convocada por varios blogs y webs cubanos con el objetivo de concientizar a la opinión pública internacional sobre la realidad cubana, y presionar al régimen de La Habana.

La acción común tendrá lugar el próximo lunes 1º de junio. Ese día todos los blogs y webs de cubanos y no cubanos que se sumen a la convocatoria abrirán sus páginas con un mismo post de cabecera. Dicho post permanecerá como primera entrada durante todo ese día.

miércoles, 20 de mayo de 2009

COMUNICADO - Resistencia democrática cubana rechaza posible inclusión de régimen castrista en Organización de Estados Americanos

Miami. Asamblea de la Resistencia. 18 de mayo de 2009. Más de 250 activistas de la Resistencia democrática cubana en la Isla han suscrito una carta abierta a la Organización de Estados Americanos (OEA), en la cual solicitan que este organismo le abra espacios a la sociedad civil cubana y rechace la posible inclusión del régimen castrista.

“Abracen al pueblo cubano. Condenen a su dictadura. No reinserten al castrismo en el entorno democrático latinoamericano, ábranle las puertas de la OEA a la sociedad civil cubana que lucha cívicamente por la transformación democrática,” afirma la misiva.

La carta, iniciativa lanzada desde la Isla y dada a conocer en una conferencia de prensa convocada por la Asamblea de la Resistencia, cuenta con las firmas de destacados líderes cubanos como el ex prisionero político y activista Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, y el presidente del Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia Néstor Rodríguez Lobaina.

La propuesta del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, de derogar la resolución suspendiendo al régimen totalitario cubano del sistema interamericano, será presentada en la 39 Asamblea General de la OEA que será celebrada en San Pedro de Sula, Honduras, del 2 al 3 de junio.

La Asamblea de la Resistencia es una agrupación formada por miembros de organizaciones pro democráticas que apoyan la Campaña de “No Cooperación con la Dictadura”, lanzada por activistas de derechos humanos dentro de Cuba.

A continuación la carta a la OEA con firmas:

A la Organización de Estados Americanos, su Asamblea y su Secretaría General:

República de Cuba
15 de mayo de 2009.

Nosotros, integrantes de la oposición democrática cubana junto con nuestros hermanos de la resistencia que están exiliados, estimamos necesario dirigirnos a Uds. a nombre de las soberanas aspiraciones democráticas de nuestro pueblo.

Contemplamos cómo se ha levantado en la región latinoamericana un llamamiento, vilipendiado para colmo por la dictadura castrista, que convocaría a la reinserción en la OEA de la más longeva y opresiva de las dictaduras latinoamericanas. Constituye una dolorosa contradicción que precisamente en el 50 aniversario del advenimiento del totalitarismo en Cuba, se plantee la normalización plena con ésta tiranía, y la aceptación diplomática del despotismo reinante en nuestra Isla.

Cuba no ha sido separada de la OEA. El régimen tiránico que conculca las libertades públicas de los cubanos es el que ha sido separado. La nación cubana es la que ha continuado perteneciendo a éste organismo, en simbólico homenaje a los miles de cubanos que han pagado duramente su resistencia democrática a este régimen.

Lo que más nos preocupa, sin embargo, no es la afrenta que se perpetuaría con nuestros derechos al aceptar a la dictadura que nos oprime como igual en términos de valores fundamentales a sus vecinos democráticos, si no el daño que se le estará infligiendo al mismo hemisferio.

Ha costado mucho dolor y sacrificio desterrar a las dictaduras de nuestra América Latina. Desconocer en estos momentos la Carta Interamericana y específicamente a sus artículos 1, 2 y 3 que rezan:

Artículo 1 - Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla.

Artículo 2 - El ejercicio efectivo de la democracia representativa, es la base del estado de derecho y los regímenes constitucionales de los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos.

Articulo 3 - Son elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos.

La reinserción del régimen totalitario castrista a la OEA, significaría abrirle la puerta a todo tipo de despotismo futuro para la región, hecho éste de graves e impredecibles consecuencias para los millones de seres humanos que forman parte del entorno latinoamericano.

Les pedimos que a nombre de los valores mismos de la civilización no den éste paso. Sería rebajar nuestra comunidad democrática americana al nivel de la barbarie totalitaria. La Resolución de 1962 expresa un claro principio democrático: no puede haber tolerancia democrática con la violación institucional de los derechos humanos encarnada en los regímenes totalitarios marxista-leninistas.

La misma Comisión Interamericana de Derechos Humanos, institución afiliada a la OEA, ha sido una de las más serias y constantes instituciones en la documentación de las atrocidades cometidas por la dictadura castrista en contra de su propio pueblo.

Consideramos además que por la misma puerta que entraría la dictadura castrista al ser admitida potencialmente por la OEA, saldría la nación cubana libre.

Abracen al pueblo cubano. Condenen a su dictadura. No reinserten al castrismo en el entorno democrático latinoamericano, ábranle las puertas de la OEA a la sociedad civil cubana que lucha cívicamente por la transformación democrática.

Firman:

1. Adailsa Emilia Calderón Castillo, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
2. Adis Noris Cruz Viamonte, Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
3. Aidé Viamontes Márquez, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
4. Alberto González Sardiñas, Partido Pro Derechos Humanos, Ciudad de La Habana.
5. Alberto Reyes Morales, Plantados, Coalición Central Opositora.
6. Alcides Rivera Rodríguez, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central
Opositora. Villa Clara.
7. Alejandrina García de la Riva, Dama de Blanco, esposa del prisionero político Diosdado González Marrero, Matanzas.
8. Alejandro Domínguez Merino, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
9. Alejandro Tur Valladares, Jagua Press, Coalición Central Opositora. Cienfuegos.
10. Alexis Carrillo Llanos, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
11. Alexis Muñoz Calvo, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey
12. Alfredo Borroa Gallo, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
13. Alfredo Pozo Carbonell, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
14. Amado Ruiz Moreno, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
15. Ana Margarita Perdigón Brito, Coalición Central Opositora, Sancti Spiritus.
16. Ana Rosa Alfonso Arteaga, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
17. Andrés Fernando Bilbao Garcés, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
18. Angel Batista Vega, Partido Pro Derechos Humanos de Cuba Afiliado a la Fundación
Andrei Sajarov.
19. Angel Luis Santiesteban Rodes, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Fundación Cubana de Derechos Humanos.
20. Aniceto Mena Contreras, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coailición Central
Opositora. Villa Clara.
21. Antonia Rodríguez Mirabal. Activista de derechos humanos, Villa Clara.
22. Antonio Arias Torres, periodista independiente del Centro de Información Hablemos Press, Proyecto Comunitario Alegrías Infantiles, Ciudad de La Habana.
23. Aramilda Contreras Rodríguez, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
24. Ariel González Cendiña, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciudad
de La Habana
25. Armando González Benítez, Partido del Pueblo Cubano, Ciudad de La Habana.
26. Armando Llánez Govín, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
27. Arnaldo Espósito Zaldívar, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
28. Arnoldo Batista Batista, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
29. Asnay Saurí Ibarra, Partido Liberal de Cuba, Coalición Central Opositora.
30. Bárbara Jiménez Contreras, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Movimiento Femenino Martha Abreu, Villa Clara.
31. Bárbara Ortiz Piris, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
32. Belkis Mena Contreras, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
33. Benigno Pérez Santiesteban. Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín
34. Bernardo Rogelio Arévalo Padrón, ex prisionero político y de conciencia, Cienfuegos.
35. Bienvenido Pedigón Pacheco, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, Coalición Central Opositora. Sancti Spiritus.
36. Blas Fortún Martínez, Coalición Central Opositora. Villa Clara
37. Caridad Burunate Gómez, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov.
38. Caridad Caballero Batista, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Alianza Democrática Oriental. Holguín.
39. Carlos Artiles Pérez, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey
40. Carlos Cordero Páez, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Movimiento Mario Manuel de la
Peña.
41. Carlos Lescalle Silva, Centro de Información Hablemos Press, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciego de Avila.
42. Carlos Luis Pineda Moreno, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País,
Manzanillo, Granma
43. Carlos Manuel Cárdenas González, Centro de Información Hablemos Press, Ciudad de
La Habana.
44. Carlos Manuel González Rodríguez, Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
45. Carlos Manuel Hernández Reyes, Alianza Democrática Oriental, Guantánamo.
46. Carlos Michael Morales Rodríguez, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
47. Carlos Palacios González, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Holguín.
48. Carlos Río García, periodista independiente, Consejo de Relatores de Derechos
Humanos, Pinar del Río.
49. Carlos Zaldívar Palacios, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes
de Cuba, Hoguín
50. Carmen Char Faez, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de
Cuba, Hoguín
51. Celestino Hernández Gutiérrez, Movimiento Cívico Nacionalista Cubano, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
52. Celso Peña Velis, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de
Cuba, Hoguín
53. César González Figueredo, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey
54. Clara Marta Fonseca Quevedo, Partido Pro Derechos Humanos, Ciudad de La Habana.
55. Cristián Toranzo Fundichely, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia.
56. Damaris Moya Portieles, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
57. Damaris Velázquez Arévalo, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
58. Damián Díaz Nápoles, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
59. Daniel Miguel Benítez Romero, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Holguín
60. Dayamí Ortiz Molina, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
61. Dayamí Romero Ortiz, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
62. Deikel Arias Peña, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
63. Delmides Fidalgo López, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
64. Delvis Martínez Alvides, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
65. Dervis Martínez Alvides, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
66. Diego Sevila Martínez, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
67. Diosiris Santana Pérez, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central Opositora.
Villa Clara.
68. Dixán Saavedra Prats, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Alianza Democrática Oriental.
Holguín.
69. Dixy Carreño Llanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos, Holguín.
70. Donaida Pérez Paseiro, periodista independiente Coalición Central Opositora
71. Doraiza Correoso, Presidio Pedro Luis Boitel, Alianza Democrática Oriental, Santiago de
Cuba.
72. Eddy Rodríguez Cabrejas, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas
73. Edelmira del Carmen Quiñones Abraham, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
74. Eisy Marrero Marrero, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Camagüey.
75. Elaine Vargas Betancourt, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas
76. Elia Rosa Moreno, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
77. Emerida Hastie Pérez, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
78. Emilio Bringas Evora, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei
Sajarov, Matanzas.
79. Ernesto Borges Pérez, Partido por la Unidad Democrática Cristiana de Cuba, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciudad de La Habana.
80. Ernesto Jesús Jácome Hernández, Partido pro Derechos Humanos de Cuba afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Provincia Habana.
81. Ernesto Mederos Arrozarena, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central
Opositora. Villa Clara.
82. Esperanza de la Paz Sánchez, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
83. Esteban Peña Vera, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
84. Esteban Rodríguez Oliva, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
85. Esteban Sander Suárez, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Alianza Democrática
Oriental.
86. Eulicer Serrano Mayo, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Holguín.
87. Eusebio Pereta Godoy, Partido Liberal Cubano.
88. Félix Reyes Gutiérrez, Bibliotecas Independientes, Coalición Central Opositora. Villa
Clara.
89. Fidel de Jesús Novoa Chávez, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey
90. Francisco Rangel Manzano, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov.
91. Francisco Safúser, Partido Pro Derechos Humanos de Cuba afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Ciudad de La Habana.
92. Francisco Santiago Guerrero González, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba,
Hoguín
93. Frank Reyes López, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central Opositora. Villa
Clara.
94. Froilán Guardado de la Torre, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
95. Gaspar Batista González, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey
96. George Perdigón Brito, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central Opositora.
Sancti Spiritus.
97. Gerardo Leiva Hidalgo, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
98. Gerardo Páez Díaz, Partido Acción Consultadora Democrática, Provincia Habana.
99. Geraudis Palacio Espósito, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
100. Gertrudis Ojeda Suárez, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks.
Holguín.
101. Guillermo del Sol Pérez, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central Opositora.
Villa Clara.
102. Guillermo Fariñas Hernández, Cubanacán Press, Coalición Central Opositora. Villa
Clara.
103. Guillermo Figueredo Rivero, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas
104. Guillermo Pérez Yera, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central Opositora.
Villa Clara.
105. Gustavo Quintana Rodríguez, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
106. Héctor López Pérez, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Guantánamo.
107. Heriberto Santorio Leiva, Alianza Democrática Oriental.
108. Higiniio GonzÜlez Rodríguez, Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
109. Hugo Damián Prieto Blanco, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciudad de La Habana
110. Idalberto González Gómez, Movimiento Cívico Nacionalista Cubano, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
111. Idalmis Desdín Salgueiro, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks.
Holguín.
112. Idalmis Núñez Reinoso, Presidio Pedro Luis Boitel, Alianza Democrática Oriental,
Santiago de Cuba.
113. Idania Yanes Contreras, presidente Coalición Central Opositora. Villa Clara.
114. Ilais Menéndez Leánd, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Alianza Democrática Oriental.
115. Ileana Hermita Rodríguez, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
116. Ilsysi Varona Bermúdez, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey
117. Inés María López Sánchez, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
118. Inima Marcos Mondeja, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Círculos Municipalistas.
119. Iris Tamara Pérez Aguilera, presidente Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Coalición Central Opositora. Villa Clara
120. Isidoro Marrero Fernández, Alianza Democrática Oriental.
121. Ismael Bermúdez Periche, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Holguín
122. Ismael Fernández Pérez, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes
de Cuba, Hoguín
123. Izmaris Salomón Carcacés, periodista independiente, Consejo de Relatores de Derechos Humanso, Ciudad de La Habana.
124. Jannis Alibet Marrero Morales, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
125. Janny Morales Hernández, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
126. Jesús Cordero Suárez, Conductores de Bicitaxis, Ciudad de La Habana.
127. Jorge Alberto Rustán Hinojosa, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
128. Jorge Corrales Ceballos, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Alianza Democrática Oriental, Guantánamo.
129. Jorge González Vázquez, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
130. Jorge Luis García Pérez " Antúnez ", Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
131. Jorge Luis González Rodríguez, Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
132. Jorge Luis Ortiz Tamayo, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
133. Jorge Luis Rivas Marín, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Holguín.
134. Jorge Luis Santiesteban Rodé, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
135. Jorge Toledo Figueroa, Partido Liberal de Cuba, Coalición Central Opositora.
136. José Avalos Pérez, Director de la Biblioteca Independiente "Henry Reever", Ciudad de
La Habana.
137. José Félix Rodríguez Rodríguez, Confederación Obrera Nacional Independiente, Pinar
del Río.
138. José Hernández López, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Círculos Democráticos Municipalistas, Matanzas.
139. José Luis Cabrera Cruz, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
140. José Luis Ortiz Tamayo, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Alianza Democrática
Oriental. Holguín.
141. José Marino Ortiz Molina, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Alianza Democrática
Oriental. Holguín.
142. José Páez Fuentes, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Guantánamo.
143. José Verdecia Díaz, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
144. Juan Alberto de la Nuez Ramírez, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Cienfuegos.
145. Juan Carlos González Leiva, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciudad de La Habana.
146. Juan de Dios Medina Vázquez, Partido Liberal de Cuba, Coalición Central Opositora.
147. Juan Luis Rodríguez Desdín, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Alianza Democrática
Oriental. Holguín.
148. Juan Miguel Escalona Grass, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
149. Juan Miguel González Marrero, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov.
150. Juan Miguel Martorell Leiva, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas
151. Juan Oriol Verdecia Evora, Partido pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov. Holguín.
152. Juan Rafael Santiesteban Marrero, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos
Independientes de Cuba, Hoguín
153. Juan Ramón Rivero Despaigne, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Santiago de Cuba
154. Juan Sacarías Verdecia, Alianza Democrática Oriental.
155. Julián Enrique Martínez Báez, Secretario General del Partido Pro Derechos Humanos de
Cuba afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Provincia Habana.
156. Julio Arsemio Zaldívar de la Torre, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
157. Julio Peña Martínez, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
158. Julio Romero Muñoz, Movimiento Solidario Expresión Libre, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
159. Julio Sarmiento Pineda, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, Manzanillo,
Granma.
160. Karel Caballero Pimentel, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
161. Kenia Sánchez Ramayo, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Holguín.
162. Lázara Bárbara Cendiña Recarte, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciudad de La Habana
163. Leonardo Fernández Cutiño, Movimiento 10 de diciembre, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
164. Leonardo Morejón Sorra, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey
165. Leticia Ramos Herrería, Consejo de Relatores de Derechos Humanos, Movimiento Femenino Martha Abreu, Matanzas.
166. Libertad Acosta Díaz, esposa del ex prisionero político y de conciencia Bernardo Arévalo Padrón, Cienfuegos.
167. Liliana Bencomo Menéndez, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey
168. Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
169. Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Holguín.
170. Lisandra Domíbguez Mora, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
171. Lissete Zamora Carrandi, periodista independiente, Coalición Central Opositora, Villa
Clara.
172. Lizardo Vargas González, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
173. Loreto Hernández García, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central
Opositora. Villa Clara.
174. Luciano Vera Leiva, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
175. Luis González Medina, Partido pro Derechos Humanos de Cuba afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Provincia Habana.
176. Luis Julián Báez Sierra, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, Manzanillo,
Granma
177. Luis Miguel González Leiva, Partido Liberal de Cuba, Coalición Central Opositora.
178. Luis Orlando Quintana Rodríguez, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
179. Luz María Barceló Padrón, Partido pro Derechos Humanos de Cuba afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Provincia Habana.
180. Magaly Norvis Otero Suárez, periodista independiente Agencia ALAS, Ciudad de La
Habana.
181. Maikel Verdecia Torres, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
182. Maiky Martorell Mayans, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas.
183. Mailet Sierra Pupo, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Holguín.
184. Maite Verdecia Torres, Presidio Político Pedro Luis Boitel.
185. Manuel González Miranda, Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
186. Manuel González Rodríguez, Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
187. Manuel Martínez León, Círculos Democráticos Municipalistas, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín
188. Marcelina Lara Morales, Consejo Nacional por los Derechos Civiles, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
189. Marcos Antonio Fuster Ciguenza, Movimiento Cubano de Jóvens por la Democracia,
Santiago de Cuba.
190. Marcos Pupo Ramírez, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
191. Margarito Broche Espinosa, Consejo de Realtores de Derechos Humanos de Cuba, Villa
Clara.
192. María de la Caridad Noa González, Consejo de Realtores de Derechos Humanos de
Cuba, Villa Clara.
193. María Esther Blanco Aguirre, Dama de Blanco, esposa del prisionero político Próspero Gaínza Agüero, Holguín.
194. María López Báez, Fotoreportera del Centro de Información Hablemos Press, Ciudad de
La Habana
195. María Magdalena Moreno Cadenas, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, Manzanillo, Granma
196. Mariano Hernández Creag, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
197. Mariano Vera Espinosa, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
198. Mario Camoira Aguilera, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
199. Mario Hechavarría Driggs, periodista independiente, Ciudad de La Habana.
200. Maritza Ross Morrieta, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
201. Marlene Bermúdez Sardiñas, Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba, Bibliotecas Independientes, Camagüey
202. Marlon Guillermo Martorell Quiñonez, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Holguín.
203. Marta Díaz Rondón, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Alianza Democrática Oriental. Holguín.
204. Mayelín Méndez Rivas, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas
205. Maylín Katiusca Sánchez Ramayo, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Hoguín
206. Mayra Morejón, Partido por la Unidad Democrática Cristiana de Cuba, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciudad de La Habana
207. Melba Santana Ariz, Dama de Blanco, espoas del prisionero político Rodolfo Domínguez Batista, Las Tunas
208. Mercedes Fresneda Castillo, Círculos Democráticos Municipalistas, Partido por la Unidad Democrática Cristiana de Cuba, Ciudad de La Habana.
209. Michel Oliva López, Plantados, Coalición Central Opositora.
210. Miguel Angel López Herrera, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
211. Miguel Carmenate Batista, Partido Liberal de Cuba.
212. Miguel López Santos, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País. Ciudad de La
Habana.
213. Miguel Martorell Quiñones, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas.
214. Milagros Rondón Leiva, Fraternidad de Ciegos Independientes de Cuba, Ciego de Avila.
215. Mildred Nohemí Sánchez Infante, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Holguín.
216. Milena Rodríguez Pelayo, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
217. Nelson Ramón Peña Camejo, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
218. Néstor Rodríguez Lobaina, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Alianza Democrática Oriental.
219. Néstor Rodríguez Lobaina, Movjmiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Alianza Democrática Oriental, Guantánamo.
220. Niober García Fournier, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
221. Noelia Pedraza Jiménez, Consejo de Realtores de Derechos Humanos de Cuba, Dama de Blanco, Villa Clara.
222. Norberto Gómez Paz, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas
223. Odalina Cruz Ricardo, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas
224. Orestes Rodríguez Bustamante, Corriente Martiana, Provincia Habana.
225. Osmani Cobas Rodríguez, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
226. Osvaldo Rams de la Cruz, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Santiago
de Cuba
227. Pedro Enrique Martínez Machado, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Santiago de Cuba.
228. Pedro González Rodríguez, Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel,
Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
229. Pedro Luis Olivera Martínez, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey
230. Pedro Maga Zaldívar, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Holguín.
231. Prudencio Nápoles Hidalgo, Fraternidad de Ciegos Independientes de Cuba, Ciego de
Avila.
232. Quirenia Cossío Fonseca, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Santiago
de Cuba.
233. Rafael Meneses Pupo, prisionero político, Presidio Político Pedro Luis Boitel.
234. Rafael Santiesteban Marrero, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
235. Ramón Reyes Orama, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Alianza Democrática Orienta,
Holguín.
236. Ramona Sánchez Ramírez, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
237. Raúl Borges Alvares, Partido por la Unidad Democrática Cristiana de Cuba, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciudad de La Habana
238. Raúl Hipoli Leiva, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas
239. Raúl Hipoli Miranda, Sindicato Obrero Independiente Victoria, Las Tunas
240. Raúl Luis García Tirado, Partido Liberal de Cuba.
241. Raúl Luis Risco Pérez, ex prisionero político, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Movimiento Solidario Expresión Libre, Pinar del Río.
242. Raúl Menéndez Martínez, ex prisionero político del Presidio Político Histórico, Villa Clara.
243. Raúl Parada Ramírez, Centro de Información Hablemos Press, Cienfuegos.
244. Reina Luisa Tamayo Dánger, Dama de Blanco, madre del prisionero político Orlando Zapata Tamayo, Holguín.
245. Reinaldo Cabalet Del Risco, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
246. Reinaldo Rivera Fasli, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de
Cuba, Hoguín
247. Reinaldo Villafaña Villavicencio, Movimiento 24 de febrero, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
248. Ricardo González Cendiña, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciudad de La Habana
249. Ricardo Pupo Sierra, Plantados, Coalición Central Opositora, Cienfuegos.
250. Roberto de Jesús Guerra Pérez, Centro de Información Hablemos Press, Ciudad de La
Habana.
251. Roberto Escalona Blanco, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
252. Roberto Marrero La Rosa, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
253. Roberto Pupo Sierra, Partido Liberal de Cuba, Coalición Central Opositora.
254. Roberto Yoel Fonseca Rojo, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País,
Manzanillo, Granma
255. Rodolfo Domínguez Batista, prisionero político y de conciencia, Las Tunas.
256. Rodolfo Ramírez Cardoso, Movimiento Línea Pacífica Democrática, Ciudad de La
Habana.
257. Rogelio Tavío López, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Guantánamo.
258. Rogelio Tavío Ramírez, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
259. Rolando Rodríguez Lobaina, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Alianza Democrático Oriental, Guantánamo.
260. Rosaida Ramírez Matos, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
261. Rosina González Cruz, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
262. Rubén Ignacio Núñez San Miguel, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, Manzanillo, Granma
263. Ruperto Pérez Zayas, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
264. Sahilí Navarro Alvarez, Dama de Blanco, hija del prisionero político Félix Navarro
Rodríguez, Matanzas
265. Sandra Guerra Pérez, Centro de información Hablemos Press, Provincia Habana.
266. Sandra Rey Moreno, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks, Coalición Central Opositora. Villa Clara.
267. Santa Lilián Rodríguez Rodríguez, Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
268. Santos Alberto Escalona Blanco, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín
269. Segundo Rey Cabrera González, Comité Cubano Pro Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Sancti Spiritus.
270. Solícito Mena Contreras, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central Opositora.
Villa Clara.
271. Sonia Alvarez Campillo, Dama de Blanco, esposa del prisionero político Félix Navarro Rodríguez, Matanzas
272. Tamara Carmenate Betancourt, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
273. Tania Maseda Guerra, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Ciudad de
La Habana.
274. Tatiana Murillo Guerra, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, Manzanillo,
Granma
275. Tatiana Parra Pérez, Liliana Morfis Núñez, Colegio de Pedagogos Independientes de
Cuba, Hoguín
276. Teófilo Alvarez Gil, Círculos Democráticos Municipalistas, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Camagüey.
277. Víctor Kindelán Sánchez, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Holguín.
278. Virgilio Mantilla Arango, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
279. William Alexis Reyes Mir, prisionero político, Presidio Político Pedro Luis Boitel.
280. William Rodríguez Paredes, Movimiento 24 de febrero, Provincia Habana.
281. Wladimir Aguilera Portelles, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
282. Wladimir Hall de la Torre, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
283. Yaité Dianellis Cruz Sosa, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks.
284. Yamila Sofía Saumell Naranjo, Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País,
Manzanillo, Granma
285. Yamisleidy Portilla Olivera, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
286. Yanoski Echevarría Rodríguez, Partido Cubano Demócrata Cristiano, Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Camagüey.
287. Yoan Alexis Mir Torres, Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba, Holguín.
288. Yoan Alexis Mis Torres, Partido Pro Derechos Humanos Afiliado a la Fundación Andrei Sajarov, Alianza Democrática Oriental, Holguín.
289. Yoandri Naoski Ricardo Mir, Presidio Político Pedro Luis Boitel. Holguín.
290. Yoandris Beltrán Gamboa, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Guantánamo.
291. Yoandris Durán Sánchez, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Holguín.
292. Yordán Velázquez Rodríguez, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
293. Yorkis Rodríguez Domínguez, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.
294. Yorledis Duvalón Guivert Ortiz, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Santiago de Cuba
295. Yudalmis Fernández Martínez, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Círculos Democráticos Municipalistas, Matanzas.
296. Yudelmis Fonseca Rondón, Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks.
Holguín.
297. Yudisleidis Saavedra Sánchez, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia,
Holguín.
298. Yumisleidy Fonseca Rondón, Fundación Cubana de Derechos Humanos, Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, Holguín.
299. Yunieski García López, Presidio Político Pedro Luis Boitel, Coalición Central Opositora.
Villa Clara.
300. Yurisander Gómez Hernández, Movimiento Cristiano de Cuba, Holguín.

martes, 19 de mayo de 2009

Día de las Madres


El domingo 10 de Mayo, segundo domingo de Mayo, como cada año se celebra el Día de las Madres, día especialmente significativo y emotivo, sobre todo para aquellos que no pueden depositar una flor sobre la tumba familiar, para honrar a las madres que en su día formaron una familia, hoy destruida por la emigración forzosa, más parecido a un destierro encubierto.

La destrucción de la familia cubana, es una especialidad en grado superlativo, dada a la Dinastía de los Castro. Esa división familiar es lo que ha debilitado la fuerza del pueblo, y fortalecido el yugo que lo oprime.

El pueblo cubano, al igual que casi todas las culturas de nuestro planeta, siempre valoró la unión familiar como el pilar de la sociedad, y la madre como lo sagrado dentro de la familia y la sociedad. Como resultado a esa importancia del papel de la madre tan significativo, surgen infinidad de expresiones relativas a la madre. Baste recordar, algunas de esas expresiones un tanto ofensivas, como de exclamación, de dolor, etc. Son muy conocidas algunas, como: ¡de madre!, ¡su madre!, ¡hijo de su madre!, ¡Ay mi madre!, ¡la madre que lo parió!, etc., etc., etc.

En ésta fecha, no podemos dejar de recordar a todas las madres cubanas, que sufren y padecen las carencias económicas y de libertades sociales y humanas, que cada día les regala la Dinastía de los Castro. Madres como las "Damas de Blanco", que sufren día a día la injusta represión del encarcelamiento de sus esposos, hijos y familiares, Hilda Molina, que se le niega poder viajar a Argentina a reunirse con su hijo y nietos, Héctor Ramírez Rodríguez, que desde Chile viajó a Cuba para despedirse de su madre en estado terminal, negándosele de manera cruel e inhumana la entrada a territorio cubano, falleciendo su madre sin antes poder ver a su hijo, y así, infinidad de madres cubanas que padecen y que no pueden recibir un beso y una flor de su hijo, porque el poder supremo de la pestilente Dinastía de los Castro, así lo desea.

Estos hechos son conocidos por todo el mundo gracias a internet, por lo que asombra al mundo en general, e indigna a los cubanos en particular, cuando organismos que se auto titulan defensores de los Derechos Humanos, como las Naciones Unidas, permiten que firmen el Pacto Internacional para los Derechos Civiles y Políticos, un gobierno como la infame Dinastía de los Castro, o que diplomáticos y mandatarios de diferentes países, intenten defender a éstos que ordenan que sean golpeadas las Damas de Blanco, como lo han sido éste domingo 19 de Mayo, a la salida de una misa en la que pedían libertad para sus hijos y familiares.

En el corazón de todos los cubanos que defendemos la democracia, está constantemente presente las madres cubanas, esas dignas herederas de Mariana Grajales, pero también, y que no se les olvide, llevamos en nuestro pensamiento, las continuas humillaciones que sufren las madres cubanas por los esbirros y los lacayos de la Dinastía de los Castro, de esos, también tenemos presente, "sus madres".

domingo, 17 de mayo de 2009

El muerto es nuestro


Por Luis Tornés Aguililla. 16 de mayo de 2009.

Como prueba de que los enemigos de la libertad de Cuba en Europa no conforman un bloque compacto, digamos una verdad : en el parlamento europeo hay diputados socialistas españoles que no están de acuerdo con la política del gobierno de España hacia Cuba, animada contra viento y marea, por el ministro de exteriores Miguel Angel Moratinos.

Hay socialistas españoles que evalúan perfectamente el costo histórico de la posición, algo más que irracional, mantenida por Zapatero y por ese mismo Moratinos hacia los pontífices armados del gobierno cubano.

Y es que el indecente gesto político del gobierno español se explica porque los señores calculadores de la inmediatez, dan por sentado que más vale pájaro en mano que cien volando, ya que en efecto, enormes son los intereses económicos y financieros que España tiene que defender en aquella isla. ( Dios los coja confesados ).

Pero después de todo y casi sin quererlo, España y su retahíla europea, nos mandan un mensaje claro a los cubanos que deseamos poner coto al paraíso comunista de los hermanos Castro : « ¡ Cuba es asunto de vosotros ! ».

Y de verdad que visto así, se podría admitir que los europeos y el mundo nos adviertan, con la discreción solapada de la gente blanca, ilustre y que olvidó la alpargata y la letrina practicadas hasta el pasado siglo, que la democratización de Cuba se logrará cuando la gente de la « siempre fiel » lo quiera.

Cierto es que hoy, 16 de mayo de 2009, el incendio forestal que azota la provincia de Holguín desde hace diez días no ha podido ser sofocado por falta de logística (y sabrá Dios por qué otras razones) por lo que sin mucho calcular, es de suponer que si los cubanos se incomodan de verdad, Raúl Castro no tendría la capacidad de detener un alud masivo de desaprobación popular.

Ese parámetro de la polimorfa insubordinación masiva de los cubanos activará las alarmas de los servicios extranjeros en Cuba, y ya nos asombraremos de la rapidez con que los moratinados apoyos a la Banda Armada cambiarán de bando sin enfado ni penas porque como dicen los galos : « el dinero no hiede”.

El muerto es nuestro y lo enterraremos hondo.

sábado, 16 de mayo de 2009

EL RELEVO GENERACIONAL: LA BATALLA MAS DIFICIL DEL CASTRISMO


Por: José A. Arias.

A los que somos historiadores de oficio, nos resulta impracticable el ejercicio de una crónica más afín con el estilo periodístico. Comúnmente solemos establecer relaciones que nos permitan explicar diáfanamente los argumentos que sirvan de base a nuestra tesis.

Pienso que en el momento actual el enemigo principal del castrismo son sus propias figuras representativas y la empecinada manera en que tratan de hacer valer el ejercicio de su criterio acerca de cómo mantener el gobierno de la Isla. Simple y sucintamente manifestada, esa pudiera ser la idea que da contenido a éste trabajo.

Vendría al caso exponer algunos argumentos de carácter histórico antes de arribar a la conclusión final. Junto al envejecimiento cronológico de los que aún detentan el poder en Cuba, también se ha producido el de las generaciones que fueron testigo de su advenimiento al poder. Algunos fueron sus simpatizantes, otros no tanto y los menos; visionarios, fueron desde siempre sus opositores. De lo que nadie puede desentenderse es del paso de los años.

Desde luego que en condiciones normales, digamos las de países que han vivido en democracia, el vínculo entre gobierno y pueblo se da a otro nivel muy diferente de comunicación, implícita en la relación entre gobernantes y gobernados. No es casual que donde el ejercicio de la tiranía hubo de arraigarse, e independientemente de su signo político, se haya producido un hiato notable entre las formas de ejercer el poder y los efectos entre los receptores de ese ejercicio.

La evidencia más notable del siglo XX tomó cuerpo en el establecimiento del bloque soviético tras haber finalizado la segunda guerra mundial. Un grupo de países con una tradición histórica más o menos trascendente, amén de diferentes niveles de desarrollo económico y cultural, metidos en el saco del sovietismo estalinista. El resultado; un desbordamiento de insuperables contradicciones incapaces de acerar los pies de un gigante que siempre fueron de barro.

No es mi objetivo hacer la crónica en detalle de una conocida catástrofe filosófico-política de uno de los fracasados “ismos” del pasado siglo. Se trata de poner en contexto la vida de un pequeño país que aún hoy sigue padeciendo los efectos de la turbulencia del fracasado sistema socialista. También de cierto modo, de alertar -si aún esto es posible- a los que se empeñan en vivir de espaldas a la Historia.

En la receta del fracaso no es dable dejar de lado los efectos de tiranías de derecha que sin desentenderse de los mecanismos de producción basados en las relaciones capitalistas, no dejaron de anquilosar a sus pueblos poniendo freno a su desarrollo mediante el uso del corsé político de las ideologías. Debe entonces quedar claro que las bitácoras impuestas y basadas en el desconocimiento absoluto de los intereses de las mayorías han sido, son y serán un argumento para el fracaso.

Resulta obvio que si aplicamos la referida receta al caso cubano, encontraremos todos los ingredientes de uno de los desaguisados mas indiscutibles de la historia reciente de América Latina. Un concepto de “democracia socialista” aun muy lejano de ciertos casos vinculados al proceso vivido en algunos de los países del extinto bloque de Europa oriental; un gobierno unilateralmente ejercido durante medio siglo por la misma persona, el absoluto irrespeto a los derechos humanos, la falta de información y comunicación con el mundo exterior y la existencia de un demagógico procedimiento que agota sus recursos y se desarma frente al paso del tiempo.

Frente a semejantes evidencias tenemos hoy una situación cambiante. Todo lo que tiene que ver con la acción de los extemporáneos gobernantes es, en el mejor de los casos, agua que se vierte en una canasta; en el peor para los que pretenden perpetuarse, la antítesis de sus propósitos. A la tiranía y quienes la ejercen se les teme, no se les respeta, se les lee pero no se les entiende, los jerarcas pretenden gobernar al país como si fuera un predio militarizado, pero se olvidan que como espetó Martí a Gómez en conocida cita, no se funda una república como se manda un campamento.

Que gran dolor de cabeza para los ejecutores de la centralización este Mundo moderno lleno de avatares tecnológicos que le amargan la vida a los tiranos. Por eso se declaran enemigos del Internet y el desarrollo de las comunicaciones y cuando las incapturables señales de la comunicación les impiden el bloqueo mental de los que padecen su despotismo, suelen ponerse furiosos. De no ser así, ¿Por qué la aplicación de un decreto contra el uso de Internet por parte de cubanos en los hoteles en los que este servicio se brinda a extranjeros?

Ahora evidencian una marcada inquietud por el auge del fenómeno “blog”. Quieren, como de costumbre convertir a Yoanis Sánchez y su “Generación Y” en un instrumento financiado por el enemigo y al servicio de éste. Las “reflexiones” del “compañero” han comenzado a publicarse en un nuevo blog de “cubadebate” además de la página web, de esa entidad, donde ya aparecían. Estaría por verse si las opiniones contrarias (que sólo serían leídas en el exterior) serán mostradas. Es predecible que la soberbia del autor, lo hará imposible. Volveremos a ver, sin embargo, las innumerables “muestras de apoyo” a lo injustificable. Amplificados fantasmas en la red se convertirán en voceros del culto al pasado.

Me resulta obligada necesidad expresar que el fenómeno generacional, aunque de vital importancia al interior de Cuba, también tiene acción y evidencia entre los que nos declaramos opositores a ese régimen. Debemos y tenemos que entender nuestro papel, cuya importancia radica en la comprensión que tengamos de la singularidad de las circunstancias que hoy convierten al gobierno cubano en su principal enemigo. Si pensamos que acaparar el predominio protagónico en las actuales circunstancias es lo adecuado, no haríamos otra cosa que desplazar el centro de la actividad principal del neurálgico vórtice de la problemática situación a que se enfrenta la gerontocrática camarilla que desgobierna al país. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Tenemos que influir, educar, hacer partícipes a todos de nuestra experiencia de vida; pero a la vez dejar que quienes entienden el presente basado en el diapasón de su propia experiencia, sigan pulsando para someter al castrismo a la batalla más difícil a la que ha tenido que enfrentarse. Eso, sin pretensiones, sería apostar por el futuro.