Buscar en archivos de Mambí en Acción

viernes, 6 de abril de 2012

RCCC informa y detalla el incremento de represión en Cuba



Foto archivo: esbirro amenaza a la comunicadora, Yasmani Nicles Abad.

Barcelona/ Mambí en A/ El comunicador comunitario Jorge Vázquez Chaviano, de Sagua la Grande, Villa Clara, fue detenido el pasado día 27 de marzo por la visita del Papa Benedicto XVI. Él estaba cumpliendo una sanción de un año y seis meses de privación temporal de libertad, subsidiada por trabajo correccional sin internamiento, que comenzó a extinguir el día 16 de marzo de 2011 y termina el 9 de setiembre de 2012; por un supuesto delito de Actividad Económica Ilícita, sancionado por el Tribunal Municipal Popular de Sagua la Grande.

El Acta de Ocupación de Objetos, detalla textualmente:

-Un pomo plástico de litro y medio que contiene un cuarto de pintura de color rojo.

-Un equipo para soldar de fabricación criolla con su cable eléctrico, un cable de 6 metros de largo con su tenaza para soldar.

Jorge se encontraba fabricando dos camas, una para el hijo de su ex esposa y otra para su hijo, con unas cabillas extraídas del techo de la terraza de su casa, pero en su condición de disidente la policía política quiso sancionarlo.

Fue enviado a la Prisión Provincial “La Pendiente”, ubicada en Santa Clara, revocado. Sin embargo, la reeducadora le comunicó que tenía que cumplir 1 año y 7 días, también le dijo que quien le había dejado sin efecto la sanción subsidiaria había sido el jefe de Sector, nombrado Raúl Pino Cruz.

Ante esta arbitrariedad, ya que a él le restan por cumplir 5 meses y unos días, un grupo de comunicadoras comunitarias formado por Ivonne Malleza Galano, Yadira Rodríguez Bombino, Leydi Coca Quesada y Martha Beatriz Roque Cabello, se dirigían a Santa Clara el pasado lunes 3 de abril, con el fin de contratar los servicios de un abogado y apoyar a la esposa de Jorge.

A altas horas de la noche del 2 de abril fue detenido Sergio García Argentel, para que no pudiera trasladar a su esposa Leydi Coca para la sede de la Red Cubana de Comuncadores Comunitarios, y alrededor de las 12:30 am un oficial de la Seguridad del Estado se personó en casa de Leydi para informarle que no la dejarían salir. Fue arrestada a las 6:00am. Ambos puestos en libertad a las 11:00pm del día 3 de abril.

Cuando las otras tres mujeres se disponían a viajar a Santa Clara, fueron detenidas a la salida de la casa de Martha Beatriz Roque Cabello a las 7:05am del día 3. Tanto Yadira como Ivonne fueron conducidas a la Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria de Aguilera, puestas en libertad a las 4:30pm, y a Martha la subieron a una guagüita con tres miembros femeninos de la Brigada de Respuesta Rápida que estaban en la puerta de su casa, dieron la vuelta a la manzana y la bajaron de nuevo. Un oficial que se hace nombrar Christian le dijo que no tenía órdenes de detenerla y que entrara a la casa. Ante la negación de ella, estuvieron parados en la acera (primero rodeada por 12 mujeres) y después con un oficial que se hizo identificar con el nombre de José, hasta las 9:00am que acudió al lugar un teniente coronel conocido como Víctor Bordón.

Este último oficial le comunicó a Martha que no le estaba permitido viajar a Santa Clara y la detuvo, conduciéndola a la Unidad de Policía de la calle 62 y 7ma A en Playa. Allí se mantuvo por espacio de una hora y finalmente fue trasladada a la Terminal de Trenes, donde abordó un auto para el municipio cabecera de Villa Clara.

Encontrándose a 1 km de su destino, el taxi fue bloqueado en un puente por un auto patrulla de la Policía Nacional Revolucionaria y dos oficiales de la Seguridad del Estado, uno de ellos dijo llamarse capitán Léster y le comunicó que no había reunión en Santa Clara, que iba a ser trasladada para La Habana nuevamente y la subieron a un auto con chapa verde olivo (Ministerio del Interior), conducido por una persona que dijo ser el teniente coronel Noa.

Cuando se encontraban a unos 80 kilómetros del viaje de regreso, la disidente comenzó a sufrir de una hipoglucemia severa, acompañada de pérdidas momentáneas del conocimiento, vómitos, temblores, presión alta y sangre por la nariz. Los oficiales que la arrestaron quisieron llevarla a un hospital en Jagüey Grande, pero ella se negó. La burla de la Seguridad del Estado bien pudo costarle la vida, ya que Martha es diabética y no ingería alimentos desde antes de las 7 de la mañana, ocurriendo los sucesos a las 2:30pm. Finalmente la dejaron en su casa.

Nota Informativa No 2 de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios.

La comunicadora, Niurka Luque Álvarez, fue detenida el 17 de marzo en horas de la tarde, y está en estos momentos en la Prisión de Mujeres de Occidente en el Watao, acusada de Atentado.

Niurka padece de epilepsia y le han dado varios ataques en la prisión. Ella tuvo visita familiar el 3 de abril, y envió una carta quejándose de la situación que tiene. Algunas partes de la misiva se reproducen a continuación:

…”desde el 29 de marzo y hasta el 2 de abril, estuve en celda. Me pusieron en el Destacamento 9, Galera 1, con el chantaje que si no me ponía el uniforme no cogía visita, ni iba para el destacamento…” …”no me han dado mis medicamentos, por la razón de que no está mi certificado y no hay médicos”… “…Mi primer ataque epiléptico fue en la celda y los demás en camino”… “…No hay pastillas para los dolores de cabeza”. …”Son las 12 y 30 pm me dio nuevamente el ataque y no apareció ni la guardia, me caí y me di un golpe en la cabeza y me cuenta una reclusa que cuando me dio el ataque las guardias se echaron a reír.” …”Son las santas horas que no me ha visto un médico, no hay en el puesto de urgencia ni duralgina en ámpulas, me pusieron un diazepan y ni apareció el esfigmo; por favor denuncia todo esto”.

Informó desde La Habana, Cuba, Red Cubana de Comunicadores Comunitarios.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails