Buscar en archivos de Mambí en Acción

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Concurso de Dibujo “Damos gracias”



Fotos enviadas por José Alberto Álvarez Bravo.

Por Francisco Sau Boíx.

Barcelona/ Mambí en A/ En horas de la tarde del 13 de diciembre de 2012, se realizó un concurso de dibujo en la Biblioteca Independiente “Nueva República”, sita en calle 5ta #18406 e/ 184 y Final, Rpto. Porvenir, Boyeros, La Habana, Cuba.

Esta es una breve noticia que nos llega de Cuba (al exilio) sin mucha argumentación literal, pero eso sí, con una argumentación visual y gráfica de un peso más que sustancioso.

Para los que no son cubanos, en especial para los que no siguen la actualidad cubana, fácilmente se les hará imposible el interpretar estas imágenes.

Para una parte de los cubanos, esos que como los caballos, mulos, mulas, burros y burras, resumiendo, las bestias equinas encargadas de tirar de los carretones, y que como estas llevan sus respectivas anteojeras que solo le permiten visualizar el dinero, su disfrute personal e insaciable egoísmo, tal vez ni lean lo que a continuación intentaré describir, y aunque lo saben, su cerebro ha recibido la orden de ignorar esta triste realidad.

Para otra parte de los cubanos, esos que realmente sufren día a día por el padecimiento del pueblo de Cuba bajo la opresión de la dinastía Castro, seguramente encontrarán que aún se puede argumentar mucho más, a esos buenos cubanos, les pido disculpa.

El siglo XXI ha comenzado con mal pie para la humanidad

Si en siglos anteriores, la historia recoge crueles batallas y matanzas, en la que los hombres se aniquilaban unos a los otros como método para resolver diferencias y discrepancias, unos, y por ambición otros, este siglo continúa con un marcado declive del carácter racional del que presumimos los humanos, además, de una deshumanización alarmante.



Como nunca antes en la historia de la humanidad, el siglo XXI se ha iniciado con un nuevo grupo víctima de la irracionalidad humana, precisamente nuestra semilla, los más débiles, los niños. Estamos matando nuestra propia esperanza, citando al Apóstol Nacional de Cuba, José Martí, cuando expresó: “los niños son la esperanza del mundo”.

En Siria, el tirano Basar Al Asad, desde hace dos años ejecuta un cruento genocidio que lleva implícito, la eliminación física de familias enteras, incluido niños. Las imágenes de niños muy pequeños, mutilados víctimas de bombardeos, no han sido suficientes para mover a la comunidad internacional a frenar esta barbarie.

En Colombia, medio siglo de sufrimiento bajo el manto del grupo terrorista de las FARC, cuya especialidad radica no solo en el secuestro y el narcotráfico como medio de sustento, sino en la reclusión por medio del secuestro de niños, de los cuales, algunos son mutilados y asesinados para obligar a los otros, al sometimiento y entrega. Sin embargo, la comunidad internacional no ha hecho un verdadero esfuerzo que ayude a poner fin a esta banda de criminales, peor aún, se sientan en La Habana, Cuba, a parlamentar con estos, en lo que han denominado conversaciones de paz, en un territorio donde la paz es una quimera, y la justicia, una visión espectral.

En EEUU, la posesión de armas indiscriminada está continuamente demostrándonos para qué sirven las armas, para herir y matar. Pero como en el resto del mundo, en EEUU también los niños son las nuevas víctimas de nuestra irracionalidad. Las imágenes de niños asesinados en las escuelas del “país de la libertad”, se repiten en un ciclo fatídico y progresivo en el tiempo.

Y así, en todo el mundo, sobran los países que se pueden tristemente citar donde los niños son hoy más víctimas que en otros tiempos.

En Cuba, los niños también son víctimas, no mortales, aunque en algunos casos sí (recordar remolcador 13 de Marzo), pero sí víctimas directas de la opresión de la dinastía Castro, en especial los hijos de los cubanos que desean cambiar el negro destino esclavista por un futuro mejor:

.Donde la familia sea lo más importante.
.Donde los niños no sean maltratados porque sus padres piensen de una manera o de otra.
.Donde los padres puedan trabajar independientemente de sus convicciones políticas, para poder suministrar a sus hijos el bienestar, la educación y la felicidad que les prometió Martí.



Por eso, el hecho de que se realice un concurso de dibujo en Cuba, organizado por disidentes, para ayudar a esos niños cubanos a expresar sus fantasías infantiles tan importantes para su desarrollo y crecimiento académico, no es solo una muestra de su esfuerzo estoico y dedicación en medio del bloqueo económico al que los somete la dinastía Castro, sino que además, es una esperanza reconfortante de que aún quedan seres humanos racionales que riegan sus semillas para que pronto puedan florecer con todo su esplendor, garantizando así un ciclo de vida que otros se empeñan en truncar.

En estas fechas navideñas, fechas de unión familiar, donde las familias cubanas se ven y se sienten más separadas que en el resto del año, es importante recordar que la familia es la base que sustenta a la sociedad, y que los niños, son la base que sustenta a la humanidad.


Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails