Buscar en archivos de Mambí en Acción

domingo, 29 de septiembre de 2013

Carteles no son la solución



Barcelona/ Mambí en A/ La Calzada de Diez de Octubre, antigua Jesús del Monte, nombrada así por la Iglesia que allí se construyó, auxiliar de la Parroquia Mayor de la Habana y que conformaba parte de la apariencia de la localidad, es una muestra significativa de cómo la capital se ha ido desplomando con el pasar de los años.

A ambos lados de esta calle comenzó a gestarse una gran actividad económica. Aquí había construcciones de estilo único con el uso de bóvedas y columnas de diferentes tipologías constructivas y estructurales.

De la simbólica Calzada Jesús del Monte no queda ni tan siquiera el nombre con el que fue bautizada, ella es una de las avenidas más transitada en la actualidad en La Habana con función de enlazar barrios como La Palma, Luyanó, Víbora, Santos Suárez, etc.

Los que usan diariamente esta calzada para transitar, ya sea caminando o en un vehículo motor, le es fácil observar el deterioro y el eminente peligro que presentan las diferentes edificaciones a lo largo de la misma.



Las casas coloniales y edificios que se levantan hace más de dos siglos, algunas ya agotadas por el tiempo, maltratadas por el clima de nuestro país, fueron concebidos por arquitectos e ingenieros de la época, teniendo en cuenta todas estas condiciones les dieron una vida útil, más corta que los años que hoy en día estas estructuras han cumplido, unido a ello la falta de mantenimiento.

Es fácil entender por qué la mayoría de las casas se encuentran en estado crítico, casi inhabitables; corren siempre las noticias y los comentarios de barrio de los derrumbes ocurridos desde Santa Catalina a Pocitos. La agencia de pasajes, algunas tiendas, pequeños centros gastronómicos que aquí se encuentran se han desplomado, además de la cubierta de viviendas a ambos lados de la calzada.

Debido a que están las paradas de ómnibus como las rutas P6, P8 y P9, el peligro al que se enfrentan sus pobladores es a diario. Se hace difícil circular por los portales y no sentir el temor de que colapsen y vengan hacia abajo, pero diferente a lo que sucede en las calles de Centro Habana, no se puede caminar por la calle debido al intenso tráfico, de todo tipo de vehículos, por lo que no hay más opción que exponerse al peligro y arriesgar la vida al transitar cerca de estos edificios.



La solución de la oficina de Planificación Física del mismo municipio, fue colocar unos carteles alertando: “Peligro Aleros”, pero esto no resuelve el problema, esperar a que se derrumbe cualquier construcción es condenar a las personas a morir bajo escombros. Los carteles de alerta no son la solución.

Estas antiguas viviendas sin mantenimiento y con muy mal aspecto, hacen parecer una ciudad en ruinas y al régimen cubano poco le importa esta situación. Los salarios tan bajos que tienen los trabajadores cubanos apenas le permiten sostener a sus familias, y menos reparar sus viviendas.

Será bien difícil recuperar y devolver a la Calzada de 10 de Octubre su belleza y seguridad, mientras que el grupúsculo de dirigentes vive con sus familias en lujosas mansiones y barrios residenciales.



Al pueblo solo le queda unirse y hacer más fuerte la idea de que es necesario un cambio, exigir nuestros derechos y pedir que se haga justicia. Cuba somos todos, los de aquí y los de fuera, y merecemos algo mejor que la existencia tan difícil que nos han obligado a tener por más de 50 años.

Informó desde La Habana, Cuba, Miladys Carnel González, Red Cubana de Comunicadores Comunitarios.

Verificando la noticia



Barcelona/ Mambí en A/ El pasado 11 de septiembre se presentaron en la casa de la periodista independiente, Yadira Rodríguez Bombino, dos mujeres que se identificaron como Trabajadora Social una, y la otra, como investigadora del Hospital Materno Hijas de Galicia, las cuales se mostraron interesadas por una denuncia que había comunicado por las redes sociales el pasado 25 de julio, y que tituló: Malas Condiciones. Donde mostraba en fotos la falta de higiene en la que se encuentra dicho hospital.

Empezaron haciéndome preguntas de lo que había pasado ese día, describe Yadira, y poniendo en dudas mi trabajo, alegando que en esa fecha los baños a los que yo les saqué fotos con excrementos en el piso, papeles sucios y llenos de orina, estaban clausurados. Les demostré que eso era incierto y les mostré las fotos que conservaba.

Después de esto la conversación se tornó un poco menos agresiva y explicaron que las había mandado la Dirección Provincial de Salud y que tenían constancia de la queja pero que no estaban bien informadas.

Expliqué que esto no es una queja, sino una denuncia de lo mal hecho a través de nuestra Agencia de Prensa no Gubernamental, Red Cubana de Comunicadores Comunitarios. También dije tener el convencimiento de que solo pudo ser la Seguridad del Estado la que las envió a mi casa.

Por un momento no me respondió, pero después me dijo textualmente: "Es verdad, ese hospital cada vez está más malo, y no se repara hace más de 30 años".

Reportó desde La Habana, Cuba, Yadira Rodríguez Bombino, Red Cubana de Comunicadores Comunitarios.

"Cuba necesita de TODOS LOS CUBANOS" - Respuesta a Zoe Valdés

Barcelona/ Mambí en A/ Ante la publicación de un artículo en Internet denominado: "Para Cuba, un ramo de rosas", en el blog de Zoe Valdés, el Representante en la UE de la UNPACU responde al mismo…

RESPUESTA A ZOE VALDÉS: “CUBA NECESITA DE TODOS LOS CUBANOS”, por Javier Larrondo



Madrid, 29 septiembre de 2013. Por Javier Larrondo, Representante de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en la UE.

Permítanme los lectores una reflexión al artículo que difundió en la portada de su blog Zoe Valdés, de la autora Norma Hopson y titulado "Para Cuba, un ramo de rosas", que fue publicado anteriormente con el nombre de otra autora. Es muy grave. El artículo requiere una respuesta.

Extraigo frases de este artículo que me provocan pena, dolor, incluso cierto desprecio por la acción de fomentar lo que se extrae de ellas:

"Por tanto, quedémonos con las viejas fotos, las historias repetidas, las románticas memorias de una Cuba linda, idealista, sensual, elegante, limpia, alegre, dinámica, soñadora, la Cuba de la cual nos marchamos cuando…no podíamos adaptarnos al miedo, al panzismo, al conformismo, la apatía, la negligencia, la indiferencia, el vacío moral, la chabacanería, la vulgaridad, todas esas cualidades que hoy son parte intrínseca de esas masas que pululan por sus calles, incluyendo a aquellos que se creen educados, porque están medianamente alfabetizados y hasta pueden ostentar un título universitario condicionado, mediocre y limitado. Son portadores de diplomas universitarios que escriben con faltas de ortografía, mala redacción, ignorancia de la historia de Cuba y del mundo, ya que el sistema en su podredumbre se preocupó y encargó de distorsionar y suprimir hasta los hechos más destacados de la humanidad en los libros impresos por la Imprenta Nacional. Amigos, perdimos a Cuba, Aceptemos esta realidad, Perdimos a Cuba físicamente. Su pasada imagen, no."
Extracto del Blog de Zoe Valdés – Artículo "Para Cuba, un ramo de rosas"

Nací en España. Mi madre es Maripepa y mi padre Enrique, exiliados de Cuba. Soy muy diferente, en la práctica, a los cubanos que dejaron Cuba. Y muy diferente a los que ahora quedan allí. Pero conozco bien a los de antes y a los de ahora. Unos, porque me crié con ellos. Los otros, porque hablo y trabajo con ellos por la libertad de Cuba cada día, por lo que me uní a la Unión Patriótica de Cuba. Y empatizo con ambos y de ambos colectivos me siento parte, incluso me guste a veces o no. Las actitudes nostálgicas y apáticas, mientras hordas de gentes sufren, no me generan simpatía alguna, pero las comprendo. Son muchos años de cansancio y sufrimiento en la memoria. Mi abuela paterna, cubana de varias generaciones cubanas, se pasó sufriendo esa impotencia hasta que murió, y la vi y la sentí sufrir horrores por ello.

Existe, y eso es lo que hay que potenciar, una generación de cubanos que entiende que lo que describe Zoe es una realidad a combatir, pero que jamás lo describirán con la falta de empatía, falta de piedad y falta de rigurosidad con que ella lo hace.

Cuba no era como algún otro país aislado de América Latina, donde la clase adinerada provoca, ante un complejo galopante de no ser de Europa en genética y distancia, el vacío con los humildes más allá de lo lógico y de recibo.

En Cuba, la clase alta reivindicaba su "cubanidad", por encima de un "europeísmo" totalmente interiorizado. Pero no es menos cierto que creímos, al ver al guajiro con la sonrisa pintada en su boca, que era feliz. Era más feliz, desde luego, de lo que ahora es la gran mayoría del pueblo cubano. Sin embargo, con un país lleno de riquezas y privilegios, no pusimos en el primer orden de prioridades de nuestra sociedad el aumento del nivel de cultura, bienestar e igualdad absoluta de oportunidades del pueblo representado por el guajiro. A nadie le gusta ver bondades de las que nunca podrán disfrutar, no ya ellos, sino sus hijos.

Fidel llegó y sacó del corazón del guajiro un sentimiento latente pero no real: el odio a la clase adinerada. Como todo lo que ha hecho Fidel, con un fin. Con ese sentimiento supo alentar una cruzada contra esta clase social para quitarse de en medio al único enemigo que le podía sacar del poder: el mismo que lo alzó a él y que tenía los medios para volvérselo a quitar.

Y así creó dos polos que durante años se han alejado y le han servido para justificar una situación que es infinitamente más bárbara que los errores que tenía la Cuba de los 50.

En los 50, Fulgencio Batista acabó con la democracia representada por la constitución del 40. Con la apatía de una mayoría, mientras aquello acontecía, se gestó un dictador aún peor que él: Fidel Castro. Fidel magnificó la diferencia de clases y supo echarnos del país.

De aquellos polvos vinieron estos lodos.

Hay una generación en la isla y fuera de ella que entiende lo ocurrido, que comprende y empatiza en cierto grado con cualquier actitud de entonces, pero que también fraterniza profundamente con la población de la isla de hoy, que lo necesita mucho más. Y en este contexto surge gente que exacerba desde el exilio aquellos sentimientos de diferencia. Como Zoe Valdés o la autora del artículo y otros, que nos invitan a ser ajenos a lo que allí ocurre. Estos sentimientos son los que contribuyen a la inacción, mientras los despiadados pueden trabajar y campar por sus anchas perpetrando barbaridades en Cuba.

¿Cómo una autora de este prestigio puede atreverse a decirnos, a los que luchamos cada día: “amigos, perdimos a Cuba”?

Una masa creciente de personas humildes ha aprendido ya a no cometer los mismos errores históricos, ni han caído en la fosa nacional de muertos vivientes que nos describe Zoe Valdés, ni profesan odio contra nadie.

Los malos sentimientos pueden dar al traste con algo que ha nacido ya en Cuba y que puede cambiarla para bien y de una vez por todas.

¿Ya no creéis en nada? Sólo estáis, estamos, cansados. Pero podemos tomar responsabilidad de lo que pase a partir de ahora. Ahora, más que nunca, hay una oportunidad de cambiar las cosas de otra manera, de mejor manera. Se ha percatado de ello Miami, los Estados Unidos y Europa. Y lo más importante, se ha dado cuenta el pueblo llano de la isla. Ya son más de 7.000 afiliados en el interior, y es hora del que el exilio abandone cualquier atisbo de apatía y escuche las infinitas voces vivas dentro de Cuba, dejando a un lado las diferencias y las nostalgias, para tomar partido activo y que el cambio fructifique esta vez sin que ningún sinvergüenza se aproveche de él.

El exilio cubano, personas como Zoe Valdés, quizás deberían escuchar el Manifiesto de la Unión Patriótica de Cuba como escuchan miles ya en la isla. Porque la apatía del bien es la victoria del mal.

Os dejo entonces el enlace del Manifiesto, no dudéis en difundirlo a todos vuestros contactos:


Soy uno de los colaboradores, desde España, desde la fundación de este movimiento, y os invito a que ayudéis a la Unión Patriótica de Cuba de mil maneras. Primero difundiendo el manifiesto. Segundo aportando. Aportando como sea. Ahora más que nunca todos debemos ser uno, porque Cuba necesita de todos los cubanos.

Un saludo fraternal a todos,
Javier Larrondo

miércoles, 11 de septiembre de 2013

OBS - Encarcelan a dirigentes indígenas en #Ecuador

Barcelona/ Mambí en A/ El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, programa conjunto de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), lanza un Llamado Urgente para instar al gobierno de Ecuador a que cese el hostigamiento contra la población indígena.

Cubanos piden el fin de la dictadura - II Parte

Fuerza Armada y Crisis Política

Barcelona/ Mambí en A/ Boletín 280 del Frente Institucional Militar de Venezuela.

martes, 3 de septiembre de 2013

El sol se oculta y sale por el Oriente



Foto tomada en Cuba.

Por Francisco Sau Boíx.

Barcelona/ Mambí en A/ La Hacienda La Demajagua, ubicada en Manzanillo, en el Oriente de Cuba, fue donde Carlos Manuel de Céspedes encendió la llama que culminaría con la abolición de la esclavitud y la libertad de Cuba, algo así como: "un nuevo amanecer para el pueblo cubano".

También fue por el Oriente de Cuba donde se inició la guerra de guerrilla por Fidel Castro, y que culminaría en el año 1959 con lo que pudiera visualizarse como la puesta del sol que hasta entonces había relucido, para dejar durante más de medio siglo a toda Cuba, sumida en la más profunda oscuridad social, política y económica.

Hoy, se comienza a vislumbrar en el horizonte oriental, varios rayos de luz que indican que el sol está nuevamente a punto de hacer su aparición, para un nuevo amanecer bastante tardío pero inevitable, para el pueblo cubano. Un nuevo amanecer empujado ésta vez por la UNPACU, y también ésta vez por el Oriente de Cuba.

El mundo conoce de lo especial de Cuba, de su música, de sus playas, de su clima, y hoy tienen algo más para reconocer lo especial de Cuba, y es que el sol se oculta y sale, solo por el Oriente.

Sonada protesta de las Damas de Blanco en Santiago de #Cuba

Barcelona/ Mambí en A/ Damas de Blanco de la provincia Santiago de Cuba protagonizaron una sonada protesta que culminó siendo reprimidas, golpeadas y detenidas por la policía de la dictadura castrista.

Con gritos de ¡Abajo Fidel! y ¡Abajo Raul!, las Damas de Blanco de la provincia Santiago de Cuba mostraron en las calles que el movimiento continúa en pie de lucha y activo, a pesar de la represión y constante acoso que sufren por parte de la policía del régimen dictatorial de la familia Castro.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails