Buscar en archivos de Mambí en Acción

jueves, 11 de diciembre de 2014

2015, año de fundadas esperanzas #Cuba

Barcelona/ Mambí en A/ Cuando la oligarquía criolla cometió el crimen histórico de propiciar el acceso al poder a Fidel Castro y sus seguidores, no imaginaba estar tejiendo la soga para su cuello. Salió al exilio como quien va de picnic. Cincuenta y seis años después, junto con sus huesos, la gran mayoría de sus integrantes ha enterrado su añorado regreso.

La incalificable torpeza de quienes por entonces regían los destinos de la nación nos dejó, como funesto legado, la dictadura totalitaria más abyecta y criminal que ha conocido nuestro hemisferio en toda su historia. Miles de compatriotas, imbuidos de exaltado amor patrio, sacrificaron sus vidas para devolver a Cuba su cercenada democracia. El éxito se mostró esquivo pese al derroche de heroísmo.

Otras hornadas libertarias han parido una sociedad civil inclaudicable, dispuesta a no doblegarse ante el abuso de poder de la dinastía verde olivo. Centenares de presos políticos, incontables organizaciones contestatarias de diverso calado, un periodismo independiente renuente a la mordaza, un pueblo que combina el síndrome evasionista con la protesta a flor de piel, amargan el festín de la nueva clase.

Pese a la disonancia entre los métodos y vías para alcanzar la democracia entre los actores del cambio dentro y fuera de la isla, pese a la legitimación aparente de la dictadura a nivel planetario, pese a la connivencia de las instituciones internacionales propensas al espaldarazo cómplice, los cubanos que soñamos y alentamos el estado de derecho tenemos razones para alimentar fundadas esperanzas.

La notoria incapacidad del aparato represivo para obliterar la creciente desobediencia civil, evidencia la vulnerabilidad de un régimen anclado en el feudalismo, en vías de extinción por su cabal anacronismo.

La sociedad civil viene pagando un alto precio por la experiencia que a cuentagotas atesora. En consecuencia, varios proyectos cívicos toman cuerpo en dirección a la incorporación del cubano de a pie, como principal protagonista del cambio de régimen que salve a Cuba del completo desplome a que se aboca.

Tanto a título personal como en mi condición de representante de las iniciativas Proyecto Cuba EXIGE y Ciudadanos contra la Ley de Peligrosidad Predelictiva, estoy enviando, por este conducto, un mensaje a la diáspora cubana de confianza en el pospuesto abrazo que fundirá en una sola a nuestra dispersa nación.

Por las festividades navideñas y del nuevo año, fechas inseparables de nuestra identidad cultural, elevo mis votos por la reunificación de la familia cubana, por días venturosos para todos los privilegiados por la florida cuna que nos trajo a este valle.

La Habana, 9 de diciembre de 2014
José Alberto Álvares Bravo.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails