Buscar en archivos de Mambí en Acción

miércoles, 19 de octubre de 2016

Discurso de Matthew R. Sanders al asumir la Presidencia de la SIP

Barcelona/ Mambí en A/ Matthew R. Sanders, de Deseret Digital Media, Salt Lake City, Utah, asumió la Presidencia de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) hasta 2017 con un emotivo mensaje que compartió con los participantes en la 72a Asamblea General que se realizó en Ciudad de México.

Texto de su discurso a continuación:

La Luz de La Libertad
Matthew R. Sanders*
Ciudad de México, México

Introducción y gracias

Es con humildad y gratitud que acepto la responsabilidad de servir como presidente de la SIP durante el término 2016-2017. Francamente estoy abrumado por la amabilidad y la bienvenida que me han demostrado todos ustedes, a mi familia, a mi empresa y ahora la confianza que me dan para ayudar a llevar la noble labor de esta organización.

Me gustaría agradecer a nuestro comité anfitrión de esta notable Asamblea General en la Ciudad de México, y extender mi amistad y bienvenida a OEM. Después de esta experiencia, estoy aún más motivado para hacer de la próxima asamblea en Salt Lake City un evento inolvidable. Ya hemos comenzado a preparar y estamos ansiosos de darles la bienvenida el próximo octubre a nuestra maravillosa ciudad, nuestro estado de extraordinaria belleza y la calidez de nuestro pueblo. ¡Usted y sus familias están cordialmente invitados! El año que viene desde el 27 hasta el 30 de octubre Salt Lake City será su hogar.


Contexto


En preparación para este papel, he estudiado la historia de la SIP y los discursos de apertura de los presidentes anteriores. Siendo relativamente nuevo en la SIP, mi admiración y aprecio por la organización y por los que han luchado noblemente por la libertad de expresión se ha profundizado. He oído algunas de sus historias y les quiero agradecer por su coraje.

Permítanme presentarme. Vengo de una familia que ayudó a reconquistar la frontera occidental de los Estados Unidos. Fueron parte de un dramático movimiento cristiano comúnmente conocidos como los mormones. Peregrinos religiosos de todo el mundo que se reunieron en las Montañas Rocosas. Uno de los que vinieron a Utah fue mi tátara-abuelo Isaac John Wardle. Isaac comenzó a trabajar bajo tierra en las famosas minas de carbón en el centro de Inglaterra a los 7 años. En las minas él tenía una pequeña lámpara de aceite de carbón, muy parecida a esta, para proporcionar un poco de luz en un lugar oscuro y polvoriento. Hemos aprendido que por lo general el entraba a las minas antes del amanecer y salía después del anochecer, sólo teniendo la oportunidad de ver el sol los domingos cuando asistía a la parroquia Ravenstone de la Iglesia Anglicana con su familia. Me rompe el corazón al pensar en mi abuelo que vivió sus primeros años en un ambiente tan opresivo. Adquirí una réplica de su lámpara en Inglaterra el verano pasado cuando viajé con mi familia a la misma mina donde él había trabajado y ahora la guardo en mi escritorio de oficina. Para algunos, esta lámpara puede ser un recordatorio de tiempos difíciles. Para mí, me hace pensar en la luz de la libertad.

Les explico. A los 17 años Issac descubrió una nueva fe, pero la iglesia anglicana lo hizo sentir muy incómodo participando en otra iglesia y su carrera ya estaba predeterminada. Así que a los 18 años siguió su corazón y viajó a la ciudad de Boston, después por tren a Nebraska y finalmente caminó las ultimas mil millas a pie en un clima terrible hasta Utah para lograr la libertad de creer y vivir como él deseaba.

Después de llegar, Isaac ayudó a tallar una civilización en el desierto y las rocas de las montañas. Construyó canales para regar la tierra seca para producir cultivos. Él y otros ayudaron a fundar comunidades, iglesias y escuelas, que ustedes podrán ver cuando lleguen a Utah. Isaac dejó Inglaterra analfabeta, pero con el tiempo aprendió a leer, y luego se convirtió en un maestro. Su historia me inspira. A una edad temprana, en circunstancias muy difíciles, una luz se encendió dentro de él y agarró camino a un viaje extraordinario conducido por su fe y la creencia de que estaba destinado a ser libre. Su valor ha bendecido a muchas generaciones de su familia. Pero el deseo sin límites de Isaac para seguir su luz de la libertad no es único. Ustedes son así. Yo también.

Como niño en los valles de las montañas de Idaho, mis padres también cultivaron en mí, y mis 5 hermanos, un profundo sentido de patriotismo y amor a Dios, por la libertad y la protección de la 1ª Enmienda de la Constitución de EE.UU.

Yo vivía en un lugar remoto, pero mi visión del mundo era extraordinariamente amplia. Recuerdo claramente leyendo un pequeño libro titulado, "Los viajes de Marco Polo." A partir de ese momento la geografía del mundo, las culturas y la lucha por la libertad me cautivaron. Como adolescente, estudié los grandes pensadores de la libertad, la igualdad, la autonomía y los derechos individuales como: Locke, Montesquieu, Rousseau, Jefferson y Hobbes. Estas voces de la era de iluminación añadieron combustible a la luz de libertad en mi corazón.

Mis primeros intereses en asuntos del mundo y la libertad, se unieron al empezar a leer los diarios, el Statesman de Idaho hablaba de las batallas por la libertad en todo el mundo: los informes de valientes luchadores por la libertad afgana, el "imperio del mal" de la Unión Soviética, Sudáfrica destrozado por el Apartheid, y la aparentemente interminable guerra en El Salvador, Honduras y Nicaragua. Los conflictos desgarradores de todo el mundo entre la libertad y el autoritarismo opresivo desfilaron por delante de mí. He leído sobre la guerra contra las drogas y las FARC en Colombia, la guerra sucia en Argentina y la dictadura de Pinochet. Eran fascinantes conflictos, confusos, enredados que permanecen muy difícil de resolver y siguen enviando ondas de recuerdos dolorosos a través de las generaciones. Estos cuentos fueron un contraste con mi vida en Idaho. Pero eran muy, muy reales para ustedes y sus familias.

Sin embargo, incluso cuando era un niño en Idaho estas historias agitaron dentro de mí un sentido de solidaridad con mi familia más amplia de la humanidad en todo el mundo. Ahora, después de tantos años, he tenido el privilegio de tomar conocimiento con ustedes que han luchado al frente de estas batallas para las libertades individuales, muchas veces contra grandes poderes. He llegado a admirar profundamente la misión y el patrimonio de la SIP y, a veces estoy asombrado por la valentía de las actitudes que sus miembros han tomado contra las fuerzas de las instituciones corruptas que quieren herir nuestra sociedad, y extraer los recursos para aplastar las libertades individuales.

La luz de la libertad arde dentro de cada corazón humano, ya sea en un valle rural en Idaho o el Valle de Chota en Ecuador, todos somos buscadores de la libertad. En la SIP, lo llamamos libertad de expresión. Aprecié los comentarios de Ricardo Salinas de TV Azteca el sábado que recomendó que ampliemos nuestra definición de la libertad de expresión. Estoy de acuerdo. Al ampliar nuestra definición, vamos a ser mucho más conscientes de las necesidades de nuestra audiencia. Me encanta el propósito del Newseum, un museo dedicado a inspirar nuestra industria, que "promueve, explica y defiende la libertad de expresión y las cinco libertades de la Primera Enmienda: expresión libre de religión, de expresión, de la prensa, de reunión y de petición."

Desde mi perspectiva deberíamos tomar cuidado particular de estas tres primeras libertades que se conectan profundamente con nuestra misión:

En primer lugar, el derecho de expresarse a través de los medios impresos, de emisión y ahora de los medios digitales. Lo que definimos como los medios de prensa y los medios de hoy es muy diferente a lo que los redactores de la constitución de EEUU podrían haber imaginado, pero las protecciones para los periodistas individuales están claramente protegidas de una manera especial como un derecho humano. Los periodistas desempeñan un papel crítico en la toma de riesgos con su derecho a la libertad de expresión para añadir luz y verdad a la conciencia pública. Tal acción a menudo provoca una reacción opuesta. Pero la prensa libre es vital para la luz de la libertad.

En segundo lugar, la libertad de expresión. La democracia requiere el debate libre y abierto y el habla individual en la plaza pública, deben ser protegidos. Con popularidad del dogma de la política correcta, la libertad de expresión y de pensamiento se están censurando y regulando en algunos lugares. Esto no puede ser. No es compatible con la luz de la libertad.

En tercer lugar, la libertad de religión. El derecho a creer y practicar lo que consideramos sagrado está en el corazón de la luz de la libertad y es parte del tejido de nuestros corazones, hogares y comunidades. Sin embargo, hay fuerzas que verían esta forma de expresión expulsada de la plaza pública. Esto no sólo es una forma de expresión protegida, pero la creencia y la práctica religiosa tienen poderosa influencia positiva en una sociedad autónoma. En la Primera Reunión de legisladores y los consejos interreligiosos de México, celebrado en la Cámara de Diputados, Ciudad de México, señaló el líder religioso y erudito legal, Elder Dallin Oaks: "La religión es importante en la seguridad global, la resolución de conflictos, el desarrollo económico, la ayuda humanitaria, la protección del medio ambiente y otras áreas. "

Llevado a su extremo, ninguna de estas libertades puede invadir los derechos de otro en una sociedad plural. En el continente americano, donde la democracia se ha adoptado más ampliamente, la autogestión, el compromiso y la cortesía se han mostrado como soluciones muy superiores que la de un gobierno u otras interferencias en estas libertades.

Transformación

Durante los últimos 6 años he tenido el privilegio de trabajar para Deseret Digital Media, el único brazo digital de un grupo de medios que incluye empresas de prensa, radio, la edición de libros y televisión. Nuestra misión es, "voces confiables de luz y verdad que llegan a cientos de millones de personas en todo el mundo." Hemos visto nuestro mayor crecimiento cuando nos centramos en las historias que afectan al corazón y el hogar, que incluyen la fe, el matrimonio, la paternidad y la familia.

En estos pocos años, nuestros visitantes han crecido de 5 a 30 millones, nuestras páginas vistas superan los 500 millones y nuestros canales de Facebook llegan ahora a más de 400 millones de personas cada mes. Junto a nuestro crecimiento en audiencia, hemos tenido que construir nuevos modelos de negocio, centrados en medios digitales.

Como el primer presidente Digital de la SIP, escucharan mucho más sobre los cambios digitales y organizativos que son necesarios para prosperar en el entorno móvil y social. Como miembro de la SIP, se le conectará a las mejores ideas y mejores soluciones disponibles para ayudar a transformar su empresa.

Por ejemplo, acabamos de anunciar una alianza única con Google para extender el proyecto de protección Project Shield Denial of Service a nuestros miembros, sin costo, para ayudar en la defensa de la creciente amenaza de ataques cibernéticos. Aplaudo a la junta de la SIP en esta iniciativa, y creo que demuestra un ajuste en el camino de esta institución. Porque, así como hay que reelaborar nuestros negocios para la nueva realidad, la SIP buscará nuevas e innovadoras maneras de lograr nuestra misión.

Verán que el Instituto de Prensa y el Comité de internet desarrollarán una valiosa formación de medios digitales en asambleas, reuniones y seminarios regionales. Ya estamos en conversaciones con otros proveedores de soluciones que pueden ser útiles en nuestro camino hacia el éxito digital.

Mientras perseguimos lo nuevo no debemos olvidar nuestra misión central de contar historias en forma profesional, audaz y creativa. Para poder hacerlo en el nuevo mundo de los medios digitales ello tendremos que reclutar y orientar a una fuerza de trabajo más joven e inteligente, y buscar nuevas relaciones de comercialización y explorar nuevas formas de asociación.


Liderazgo y transformación


Creo que tenemos el liderazgo que nos puede ayudar en la transición y me gustaría felicitar al Director Ejecutivo de la SIP, Ricardo Trotti, y su personal dedicado y capaz para el liderazgo y la eficiencia. He tomado el sabio consejo de Pierre Manigault y he invitado a los presidentes de comisión para continuar su buen trabajo durante el próximo año. Estoy agradecido por su voluntad de servir a la SIP en toda nuestra representación en estas funciones. Son los siguientes:

Comisión Chapultepec: Presidente, José Roberto Dutriz, La Prensa Gráfica, El Salvador
Comisión Impunidad: Presidente, Juan Francisco Ealy Ortiz, El Universal, México
Comisión de Premios: Presidente, Marcela Noble Herrera, La Razón, Argentina
Comisión de Finanzas & Auditoría: Presidente, Hugo Holmann, La Prensa, Nicaragua
Comisión Legal: Presidente, Gonzalo Zegarra, Semana Económica, Perú
Comisión de Asuntos internacionales: Presidente, Fernán Saguier, La Nación, Argentina
Comisión de Membresía: Presidente, Ed McCullough, Associated Press, Estados Unidos
Comisión de Desarrollo Estratégico y Comunicaciones: Presidente, María Elvira Domínguez, El País, Colombia
Comisión de Nominaciones: Presidente, Pierre Manigault, Evening Post Industries, Estados Unidos
Comisión de Recaudación de Fondos y Recursos: Presidente, Miguel H. Otero, El Nacional, Venezuela
Comisión de Internet: Presidente, Ernesto Kraiselburd, El Día, Argentina
Comisión de Sedes Futuras: Presidente, Lourdes de Obaldía, La Prensa, Panamá
Comisión de Libertad de Prensa e Información: Presidente, Roberto Rock, La Silla Rota, Ciudad de México, México

Permítanme un momento para honrar a nuestro colega y amigo, Claudio Paolillo, que ha sido un defensor feroz y constante de la libertad personal y la preservación de la libertad de prensa. Lo amamos Claudio y nuestros pensamientos y oraciones están con ustedes a medida que lucha la batalla más difícil de su vida. Le deseamos una recuperación milagrosa y rápida, y estamos seguros de que si alguien puede superar esto, es usted.

En su lugar le he pedido a Roberto Rock que lidere el comité de Libertad de Prensa e Información. Después de hablar con Roberto sobre sus planes tengo muchísima confianza en su habilidad y en su compromiso para servir en la defensa de nuestra libertad frente a gobiernos, instituciones y otros actores.

Conclusión

Necesitamos revitalizar el mundo de los medios de comunicación que han sido conmocionados por el doble desafío de interrupción digital y el aumento de poderes autocráticos. Me gustaría animar a cada uno de ustedes a asumir la causa de nuestro más reciente presidente, Pierre Manigault, de llegar a las empresas de medios de comunicación, corporaciones y colegas afines de unirse a nosotros. También hay que invitar a los más jóvenes, a nivel mundial y atraer a la nueva generación que también están dispuestos a luchar por la libertad a nuestro lado. Ellos son inteligentes, saben cómo organizar a la gente, y tienen altas aspiraciones. Debemos hacer que la SIP sea un lugar que le da la bienvenida, faculta y defiende la nueva generación de periodistas y líderes de los medios digitales deseosos de llevar a la luz de la libertad.

Cuando la llama de una vela se junta con otra, la combinación de las llamas da una luz más brillante y más fuerte. Cuando la luz de la libertad se apaga nuestro camino se hace más oscuro y menos seguro. Hay algo de nuestro hemisferio. Cuando se viola el derecho de expresión en las Américas todos nos ofendemos, lo tomamos en forma personal. Yo lo hacía como un niño en Idaho. Usted también. Nosotros en la SIP somos los defensores de la llama que debería estar en cada corazón y hogar. Esa llama ahuyentará la opresión de los derechos individuales y presentarse como un faro en las nubes oscuras de la autocracia, hasta que el poder de la auto-gobernación se les devuelve a las manos de los ciudadanos de nuestro hemisferio, los verdaderos herederos de la libertad.

¡Muchísimas gracias mis queridos amigos y colegas en este esfuerzo tan importante!

* Matthew R. Sanders es gerente general de Deseret Digital Media, de Salt Lake City, Utah, donde supervisa Deseret Connect y Deseret News Service. Estudió Economía en la Universidad de Brigham Young así como Negocios y Economía Política en la Universidad de Harvard.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails