Buscar en archivos de Mambí en Acción

sábado, 31 de diciembre de 2016

La represión cultural en #Cuba es persistente y hasta mortal

Barcelona/ Mambí en A/ El 26 de noviembre, el pintor grafitero cubano y activista de derechos humanos de 33 años, Danilo Maldonado, conocido como El Sexto, fue arrestado horas después de anunciada la muerte de Fidel Castro. Había pintado grafiti en paredes de La Habana, incluyendo del Hotel Habana Libre, que leía "se fue." Maldonado ha sido golpeado repetidamente por las autoridades, fue puesto en aislamiento y desnudo durante varios días, y le han añadido drogas a su comida. Actualmente se encuentra preso en condiciones inhumanas en la prisión de alta seguridad Combinado del Este en La Habana.

Según la ONG cubana Cubalex, a quien se le niega reconocimiento oficial, la detención preventiva del Sexto es arbitraria e ilegal. Pintar grafiti constituye una infracción contra el ornato público que solamente conlleva una multa de $100 a $300 pesos cubanos.

La reconocida abogada de derechos humanos Kimberley Motley viajó a La Habana para ofrecer asistencia legal a Maldonado, pero fue detenida el 16 de diciembre con dos activistas cubanos, el artista de rock Gorki Aguila y Luis Alberto Marino, mientras se preparaban para una conferencia de prensa en las afueras del Juzgado Provincial de La Habana. Motley fue interrogada y expulsada del país.

El Sexto utiliza el grafiti como una forma de protesta contra los abusos del régimen de los Castro y ha sido detenido y encarcelado varias veces por sus expresiones artísticas. El día de Navidad de 2014, por ejemplo, fue detenido cuando iba en camino del Parque Central, un parque público de La Habana, donde pretendía realizar una actuación titulada "Rebelión en la Granja." Trataba de una burla inspirada en George Orwell y su libro La Granja de los Animales que mezclaba una tradición navideña cubana de dejar escapar cerdos para que las personas los atrapen. El Sexto iba a liberar dos cerdos que había nombrado "Fidel" y "Raúl." Por su audacia, pasó diez meses en prisión, durmiendo en el piso durante meses porque no había cama para él. Durante su encarcelamiento, fue seleccionado ganador para el 2015 del premio Václav Havel de Disidencia Creativa, otorgado por la Fundación de Derechos Humanos en el Foro de la Libertad de Oslo que se realiza anualmente en esa ciudad.

Llamado a la acción

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Freedom House, y Human Rights Watch han pedido que se libere a El Sexto. Amnistía Internacional ha emitido una Alerta de Acción Urgente en su nombre con instrucciones detalladas sobre cómo ponerse en contacto con las autoridades cubanas. Vea http://www.amnestyusa.org/get-involved/take-action-now/urgent-action-update-demand-release-of-cuban-graffiti-artist-cuba-ua-27316

LA REPRESIÓN DE ARTISTAS EN CUBA ES LA NORMA Y PUEDE SER FATAL

En junio de 1961, Fidel Castro enunció claramente la represión cultural que ha persistido durante décadas en Cuba. En una reunión con intelectuales cubanos, declaró: "Dentro de la revolución, todo; fuera de la revolución, nada." Aparte de la estricta censura que rige en Cuba sobre toda actividad cultural e intelectual, artistas, escritores, maestros e intelectuales han sufrido detenciones arbitrarias y encarcelamiento político e incluso la muerte a manos de la dictadura castrista. Recordamos dos casos emblemáticos.

José Ramón Guit Cruz fue asesinado por la policía en marzo de 1971 en la ciudad de Camagüey. El joven de 16 años pintó su apodo, Agapito (dios griego del amor), en los muros de la ciudad y fue arrestado al atribuírsele, falsamente, haber pintado letreros antigubernamentales. Su arresto lo radicalizó y comenzó a organizar demostraciones públicas contra el régimen. Se le arrestó varias veces y, finalmente, fue asesinado a tiros por la policía. Su funeral se convirtió en una protesta pública masiva que el gobierno sofocó enviando tanques a las calles.

Más de cuatro décadas más tarde, la estricta represión cultural cobró otra joven víctima. El artista plástico Addys Alberto Calzadilla Rodríguez, de 33 años, se suicidó el 26 de junio del 2015 en Holguín por causa del acoso policial. El joven se cortó la garganta después de escribir con su sangre el nombre “Fidel.”
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails