Buscar en archivos de Mambí en Acción

viernes, 5 de enero de 2018

Informe Anual del Observatorio Cubano de #DDHH 2017 #Cuba

2017 se saldó con 4.821 detenciones arbitrarias, más de un centenar de presos políticos y menos derechos económicos

Madrid, 3 de enero de 2018

Una vez más, las expectativas de millones de cubanos se vieron frustradas a lo largo de 2017. Inclusive, muchos que por oportunismo, miedo o desidia no se preocupan por la represión política y dicen que los problemas de Cuba son exclusivamente económicos o que la solución está en un cambio de política americana, han visto como la actuación del gobierno ha tirado por tierra sus esperanzas en una mejoría económica o en un ambiente menos hostil para realizar negocios.

El OCDH advierte de una modificación de la estrategia represiva del gobierno que ha tomado fuerza contra sectores de la sociedad civil como los periodistas y artistas.

En el ámbito económico las medidas tomadas fueron insuficientes, inadecuadas o contrarrestadas por otras decisiones posteriores. En el ámbito político el gobierno no realizó ni una sola reforma al sistema político y legal para reconocer la pluralidad de la sociedad cubana, sino que se mantuvo la ausencia de derechos y libertades, el férreo control político y la exclusión de los discrepantes y opositores; ni siquiera cumplió con su propio y pobre plan de actualización que incluía algunas pinceladas políticas como la reforma de la Ley Electoral. Todavía sigue pendiente la ratificación de los pactos internacionales de Derechos Humanos.

El gobierno cubano ha usado el apoyo internacional que ha recibido para ganar tiempo y no para hacer los cambios que el país necesita.

Cuando Raúl Castro abandone la presidencia formal dejará a Cuba tan pobre como la encontró, pero con el añadido de una situación social alarmante. El huracán Irma provocó importantes estragos en la infraestructura productiva del país, pero también dejó al descubierto las condiciones de vidas tan precarias, miserables y peligrosas de miles de cubanos, así como la inoperancia del gobierno y su empecinamiento en evitar que otros (incluido sus propios ciudadanos) tuvieran un papel activo en la búsqueda e implementación de soluciones.

Raúl Castro está a punto de cerrar su mandato oficial dejando una Cuba con una difícil situación económica y social, dilapidando la confianza y la esperanza de millones de cubanos que creyeron en sus promesas de reformas.

El gobierno cubano no ha querido o no quiere hacer una lectura honesta de la realidad cubana. No ha realizado la reforma integral que el país necesita. ¿Cuál será la próxima promesa o jugada para ganar apoyos y “bendiciones” en 2018?

Desde el OCDH reiteramos que Cuba necesita de manera inmediata una reforma integral, que abarque los principales ámbitos de la vida nacional: el político, el económico y legal, y que garantice el pleno ejercicio de todos los derechos humanos. También necesita con la misma urgencia que el gobierno, en diálogo con todos los sectores de la sociedad civil, establezca unas políticas públicas eficaces y concretas que respondan a la difícil realidad social actual, especialmente en asuntos como la vivienda, el apoyo a los desamparados, el alcoholismo y la discriminación por motivos raciales. Lo cual difícilmente pueda realizarse sin la voluntad del gobierno de atender a la verdad y al reclamo de los ciudadanos, o sin aquella manera martiana de construir “con todos y para el bien de todos”.
Publicar un comentario