Buscar en archivos de Mambí en Acción

martes, 19 de mayo de 2009

Día de las Madres


El domingo 10 de Mayo, segundo domingo de Mayo, como cada año se celebra el Día de las Madres, día especialmente significativo y emotivo, sobre todo para aquellos que no pueden depositar una flor sobre la tumba familiar, para honrar a las madres que en su día formaron una familia, hoy destruida por la emigración forzosa, más parecido a un destierro encubierto.

La destrucción de la familia cubana, es una especialidad en grado superlativo, dada a la Dinastía de los Castro. Esa división familiar es lo que ha debilitado la fuerza del pueblo, y fortalecido el yugo que lo oprime.

El pueblo cubano, al igual que casi todas las culturas de nuestro planeta, siempre valoró la unión familiar como el pilar de la sociedad, y la madre como lo sagrado dentro de la familia y la sociedad. Como resultado a esa importancia del papel de la madre tan significativo, surgen infinidad de expresiones relativas a la madre. Baste recordar, algunas de esas expresiones un tanto ofensivas, como de exclamación, de dolor, etc. Son muy conocidas algunas, como: ¡de madre!, ¡su madre!, ¡hijo de su madre!, ¡Ay mi madre!, ¡la madre que lo parió!, etc., etc., etc.

En ésta fecha, no podemos dejar de recordar a todas las madres cubanas, que sufren y padecen las carencias económicas y de libertades sociales y humanas, que cada día les regala la Dinastía de los Castro. Madres como las "Damas de Blanco", que sufren día a día la injusta represión del encarcelamiento de sus esposos, hijos y familiares, Hilda Molina, que se le niega poder viajar a Argentina a reunirse con su hijo y nietos, Héctor Ramírez Rodríguez, que desde Chile viajó a Cuba para despedirse de su madre en estado terminal, negándosele de manera cruel e inhumana la entrada a territorio cubano, falleciendo su madre sin antes poder ver a su hijo, y así, infinidad de madres cubanas que padecen y que no pueden recibir un beso y una flor de su hijo, porque el poder supremo de la pestilente Dinastía de los Castro, así lo desea.

Estos hechos son conocidos por todo el mundo gracias a internet, por lo que asombra al mundo en general, e indigna a los cubanos en particular, cuando organismos que se auto titulan defensores de los Derechos Humanos, como las Naciones Unidas, permiten que firmen el Pacto Internacional para los Derechos Civiles y Políticos, un gobierno como la infame Dinastía de los Castro, o que diplomáticos y mandatarios de diferentes países, intenten defender a éstos que ordenan que sean golpeadas las Damas de Blanco, como lo han sido éste domingo 19 de Mayo, a la salida de una misa en la que pedían libertad para sus hijos y familiares.

En el corazón de todos los cubanos que defendemos la democracia, está constantemente presente las madres cubanas, esas dignas herederas de Mariana Grajales, pero también, y que no se les olvide, llevamos en nuestro pensamiento, las continuas humillaciones que sufren las madres cubanas por los esbirros y los lacayos de la Dinastía de los Castro, de esos, también tenemos presente, "sus madres".
Publicar un comentario