Buscar en archivos de Mambí en Acción

martes, 5 de mayo de 2009

José Alberto Álvarez Bravo, una carta y una batalla


1.-Mil quinientas Palabras
2.-Carta abierta a la Canciller Hondureña
3.-Escondido tras un seudónimo, interroga con intención de amedrentar.
4.- Respuesta a 14 preguntas:
Catorce preguntas.
José Alberto Álvarez Bravo.
Abril 28, 2009
Me esforzaré en responderte las catorce preguntas que te han saltado:
--No les envío “mis’’ cartas a las embajadas acreditadas en la Habana. Únicamente el documento que leíste, concebido específicamente para ese fin.
--Esas Embajadas no tienen ningún tipo de poder en la Isla para resolver ‘’mi’’ problema, pero en ese momento pensaba que pudieran hablar con el gobierno e influir positivamente en un solución. Quiero agregarte que el problema es mío solo en parte, porque más bien es de las autoridades involucradas, en calidad de autores o cómplices, en este crimen de lesa inocencia.
--Mis relaciones con esas Embajadas –muy exiguas, por cierto- no me garantizan nada. La realidad objetiva es que ya no visito las sedes que tanto te preocupan, sin que pueda explicarme –ni tú me explicas- por qué.
--No recibo ni un solo centavo, ni un lápiz, ni nada material.
--No he recibido ninguna represalia de parte del gobierno de la Isla por vincularme a estas embajadas acreditadas en la Habana.
--No tengo ningún tipo de relación con la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en la Habana, pero si agradezco la hora y media de acceso gratuito a Internet que ponen a disposición de cualquier cubano, con independencia de su opinión política. También recibo tele conferencias sobre periodismo, en las que no se habla de política.
--Yo también soy un “señor disidente’’, pero los disidentes, a diferencia de los militantes del partido comunista, no conforman un bloque monolítico. Con muchos mantengo relaciones camaraderiles, con otros, menos cordiales, y con otros, ninguna. Las Damas de Blanco son punto y aparte. Mis respetos.
--En lo que tu llamas “sucesos de alteración del orden’’ no he tenido ninguna participación. En parte porque-respetando todos los criterios- no concuerdo con tales métodos, y porque soy un activista solitario que no necesita ni busca protagonismo (no me voy del país).
--No menciono las mentiras, contradicciones y otros señalamientos porque no es el propósito del documento (recuerda que es solo una síntesis). A quien le interese saber la verdad, le puedo proporcionar todas las pruebas que necesite.
--Nunca he estado preso ni detenido, si exceptuamos tres causas por el servicio militar obligatorio (Desobediencia de Orden, Insubordinación de Palabra y Quebrantamiento de Sanción) hace 39 años.
--Actualmente no pertenezco a ninguna organización política de la disidencia, pero sí me siento muy honrado de atender las Relaciones Públicas en la Asociación Jurídica Cubana, que sólo se ocupa de asuntos jurídicos (aunque sus miembros no sean, precisamente, “integrados”).
--Si por trabajar debe entenderse la entrega de mis conocimientos y mano de obra, a cambio de un salario de hambre, al empleador único, me bastan los 36 años que presté servicios. Acuérdate que José Carlos Mariátegui dijo que “cuando el patrón lo explota en demasía, el único recurso que le queda al obrero es negarle su fuerza de trabajo’’. Ahora estoy dedicado por entero no sólo a lo de mi hijo, sino a lo de cualquier compatriota que, por haber sido objeto del abuso de poder de las autoridades, me solicite mi modesta ayuda. Ya lo sabes, por si Olubdumare y Obatala –no lo quiera Oshosi- un día te fallan. Piensa en la larga lista de los caídos en desgracia, a pesar de su incondicionalidad.
--Ninguna. Y acuérdate que es una sola carta, en la que no pido nada.
--No.
Te respondo todas estas preguntas porque tus comentarios –y los de cualquier otra persona- me interesan muchísimo. No tengo que decirte que la validez y legitimidad de esos comentarios dependerán del grado de objetividad e imparcialidad con que juzguéis. Una valoración justa requiere de un conocimiento cabal del asunto, y las pruebas me sobran. Sólo tienes que pedírmelas.
El hecho de haber respondido lo mejor posible tus preguntas, me da derecho a formularte las mías:
--¿Por qué encubres tu identidad tras un seudónimo, y por qué te sientes con derecho o autoridad para someterme a un interrogatorio de corte inquisitorial, y enjuiciarme luego?
--¿Por qué usas el termino supuesto para referirte a este incontrastable atropello¿ ¿tienes algo en contra del termino presunto? ¿es pobreza del lenguaje, del razonamiento, o hay una intencionalidad prejuiciante?.
--¿Por qué te ha herido tanto que haya enviado el documento a estas embajadas¿ ¿qué te dice a ti el hecho de que en el transcurso de DOS AÑOS había entregado treinta y una (31) comunicaciones a las autoridades –a todos los niveles- , la mayoría sin ninguna respuesta?.
--¿Me puedes comunicar –para reducir mi enorme ignorancia- qué gobierno en el mundo toma represalias contra alguno de sus ciudadanos por visitar embajadas? ¿no te parece que cuando dices ‘’sin razón alguna’’ te estás cociendo en tu propio caldo? , ¿no te parece que si mi vinculación era ‘’sin razón alguna’’ –es decir, no fraguaba ningún plan para derrocar el régimen imperante- cualquier represalia contra mí también habría sido sin razón alguna’’? , (sinceramente, creo que en este lance perdiste terreno; ¿será por culpa de Palmiche?).
--¿Qué tipo de animadversión tu tienes contra los señores disidentes y las señoras Damas de Blanco?
--¿A qué “sucesos de alteración del orden’’ tu te refieres? ¿a algunas actividades deprecatorias, que son perfectamente normales en cualquier rincón del mundo? ¿no te parece que con esta pregunta le haces un flaco favor a la dictadura, afanada en glorificar los comandos de acción y sabotaje del movimiento 26 de julio? ¿me aceptas el consejo de pulir tu retórica, so pena de terminar engrosando la lista de los defenestrados por la dinastía Castro? ¿se te olvida que ellos no le perdonan ni un desliz ni siquiera “a quien mejor interpreta el pensamiento del comandante en jefe”?
--¿Quién te dijo que yo haya sido procesado “por actividades contra la estabilidad del país’’? ¿me puedes decir de qué manera un viejo indefenso, muerto de hambre, que se viste y calza con la ayuda familiar, pueda significar una amenaza a la estabilidad de un país que dispone de un ejército muy superior al de muchos países desarrollados? ¿ese país –o mejor dicho, ese gobierno (facticio, estatutario, inconsulto, y por ende, ilegítimo)- no dispone de tanques de guerra, cohetes, cañones, aviones, prisiones, paredones de fusilamiento, y el apoyo mayoritario del pueblo? ¿tú no has oído decir miles de veces que a ese tal gobierno le asiste la fuerza de la razón?--¿A qué organizaciones políticas del régimen tu perteneces¿ ¿eres un coronel de la policía de las ideas? , ¿o eres uno de esos intelectuales trasnochados que todavía sueñan con la decrepita utopía marxista, o el aberrado comunismo moreliano?--¿Tú actualmente trabajas, o estas dedicado por entero a defender a ultranza al neofeudalismo castrista?
--¿Para someterme a este interrogatorio has recibido ordenes de tus superiores, o quienes sojuzgan nuestra patria te pagan por este servicio mercenario? (si eres extranjero). ¿Te atreves a ser tan sincero conmigo como le he sido contigo?
--¿Este es el único documento mío que has leído, o tienes ante ti mi expediente con todo lo que publico?, ¿estás consciente de que no recibo ni un solo centavo por lo que escribo ni por lo que hago? ¿me crees si te digo que mi pensamiento y acción no los dirige nadie mas que mi propia conciencia?
--¿Aceptas mi propuesta de que mantengamos este combate verbal sin agresiones personales? ¿te parece pretencioso suponer que tu y yo pudiéramos ser la cimiente, el germen, de un dialogo respetuoso entre adversarios?--¿Estarías dispuesto a sentarte conmigo, frente a frente, a debatir sin contumelias sobre lo que nos distancia ¿o sobre lo que nos une, o pudiera unirnos?--¿Crees que si no tuviera la razón , no habría sido procesado desde hace mucho tiempo ¿en qué cabeza cabe que alguien, por anormal que fuera, se dispondría a meterse en esa candela (demandar a la Banda de los Seis) si no tuviera absolutamente toda la razón? Te sugiero no andar más en esa gaveta.
Por ultimo, déjame hacerte una preguntita adicional:
--¿Estarías de acuerdo en hacer publica nuestra controversia?
Basado en tus respuestas te daré, también si te interesa, mis comentarios sobre tus comentarios, y en particular sobre ti.
Que la Verdad y la Justicia siempre me acompañen.
Post scriptum: Si el término mercenario te molestó, bórralo por mí, olvídalo, y perdóname. De verdad no quise herirte, porque si lo que tú haces es bienintencionado, y defiendes tus razones con amor, mereces todo mi respeto, aunque éste no te sirva de mucho. Si, por el contrario, eres uno de esos hombres que Fidel define en La Historia me Absolverá como “peores que las fieras’’, entonces dejo el epíteto, y le agrego otra media docena.
Pero algo me dice que no eres malo. Yo creo en la bondad y en el mejoramiento humano. Yo creo que en casi todos los corazones hay mayor o menor cantidad de fibras nobles. ¿Por qué no en el tuyo?
Ahora te toca a ti.
Publicar un comentario