Buscar en archivos de Mambí en Acción

miércoles, 11 de enero de 2012

Carta de Ivonne Malleza Galano desde la prisión



Foto: Ivonne Malleza Galano y su esposo Ignacio Martínez, los dos se encuentran recluidos por la misma causa despues de la protesta pacífica el 30.11.2011 en el Parque La Fraternidad de Ciudad Habana.

Barcelona/ Mambí en A/ Algunos párrafos de una carta de Ivonne Malleza Galano sobre la situación que tiene en la Prisión de Mujeres de Occidente (El Manto Negro). Esta carta es de fecha 10 de enero de 2012.

“No sé si esto sirva para una denuncia, pero como yo estoy en la celda allí las condiciones de vida son desastrosas, las presas se tienen que bañar con agua fría en este tiempo, sin derecho a calentarla; la comida está muy mala y a veces en malas condiciones; los medicamentos a veces no se los dan y se demoran hasta dos días para dárselos. Yo sé que la celda es para cuando uno hace algo malo, para ellos te castigan, pero cuando tú entras no te dan el colchón hasta las seis de la tarde y te lo quitan a las 6 e la mañana con sábana y todo; y aunque tengas frio o algún dolor no te lo dan, ya que dicen que esto es celda de castigo. Esto se mantiene así por diez días hasta que después te lo dan, pero se mantienen las condiciones precarias. Yo sé que la mayoría de las mujeres que van a celda son tremendas pero son seres humanos”.
“Mira a ver si Martha Beatriz tira la denuncia si es que sirve esto… aunque yo no sé mucho de denuncias. Se me olvidó decirte que en la celda las llamadas telefónicas dieron solamente 5 minutos sin derecho a volver a llamar a tus familiares. No hay televisor ni para ver la novela ni nada, en fin, estás encerrada todo el tiempo cogiendo esa humedad y esa frialdad en tu cuerpo. Afuera trabajan presos hombres y ellos han dicho que a las mujeres las castigan y las llevan más duro y recio que a ellos”.

Foto: los hijos de los opositores son víctimas directas de la represión y la violación de los derechos humanos.

“Del Penal no puedo hablar mucho, pero lo que pude ver es casi parecido, lo único que tienes un poco más de libertad, pero las condiciones son pésimas también, dicho hasta por los mismos presos que llevan años ahí he tratado de hablar con ellas en el sol cuando salgo para cogerles los nombres para hacer más creíble lo que te digo pero no se atreven ya que tienen miedo de las represalias que tomen después con ellas y sus familiares. En prisión la mujer se acaba por esas malas condiciones de vida que llevan.”

Es una información desde La Habana, Cuba, de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios.
Publicar un comentario