Buscar en archivos de Mambí en Acción

sábado, 9 de noviembre de 2019

Vladimir Bukosvky sabía por qué encontrar un terreno común con dictadores no puede funcionar



Por Garry Kasparov
Presidente de la Fundación de Derechos Humanos y el fundador de la Iniciativa Renovar la Democracia.


Mambí en A/ El ex disidente soviético Vladimir Bukovsky murió en Cambridge, Inglaterra. Tenía 76 años, una edad mucho mayor de lo que esperaba alcanzar cuando entraba y salía de las cárceles soviéticas y realizaba huelgas de hambre que lo convirtieron en un potente símbolo de resistencia a la opresión comunista.

Para muchos de nosotros en la Unión Soviética en la década de 1980, el nombre de Bukovsky tenía el aire de una leyenda, ya que había sido expulsado por la fuerza de la Unión Soviética en 1976. Las autoridades soviéticas tenían miedo de su capacidad para organizar a los prisioneros donde sea que estuviera encarcelado, pero convertirlo en mártir tampoco era atractivo. Recuerde que esto fue en la década de 1970, cuando todavía había voces fuertes en Europa y en ambos lados del pasillo político de los EUA, en apoyo de responsabilizar a los soviéticos por su trato a los disidentes como Bukovsky, Andrei Sakharov y Alexander Solzhenitsyn .

En sus escritos y declaraciones públicas, Bukovsky se mantuvo firmemente a favor de la oposición directa a la Unión Soviética, condenando por colaboración y colusión a aquellos como Henry Kissinger, que favorecía la realpolitik amoral. Bukovsky vio claramente que la "coexistencia pacífica" promovida por el primer ministro soviético Nikita Khrushchev y sus sucesores era una farsa. Ninguna nación capaz de encarcelar y torturar a sus ciudadanos como lo hizo la Unión Soviética, dijo Bukovsky, podría ser parte de un mundo civilizado de derechos humanos y libertad individual.

Conocí a Bukovsky por primera vez en la Praga recién liberada en 1990, en una conferencia para disidentes soviéticos y sus partidarios organizada por el presidente checo Vaclav Havel. Desafortunadamente, según Bukovsky, Havel fue el único líder mundial que ofreció apoyo directo al movimiento disidente soviético.




No hay comentarios: