Buscar en archivos de Mambí en Acción

jueves, 29 de abril de 2010

Bienvenido el debate

Por Julio César Gálvez.

“La música es lo más bello de lo bello,” sentenció José Martí. Ahora Silvio Rodríguez alude al más universal de todos los cubanos, en la canción Sea Señora, la cual forma parte de su último disco según la cita presentada oficialmente en Casa de Las Américas.

No estuve presente, gruesos barrotes me tienen injustamente encarcelado hace más de siete años, y cuya decisión el propio cantautor respaldara con su firma, pero no soy revanchista, y este comentario nada tiene que ver con la actitud por él asumida.

Conocí los antecedentes por un trabajo publicado en el diario Granma, Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba, y firmado por el periodista Pedro de la Oz. El texto de la citada pieza musical que aparece íntegra en el periódico, es un bello poema, otro más, de los que estamos acostumbrados a escuchar, salidos de la pluma y las neuronas del trovador cubano.

No voy a referirme a los planteamientos de Pedro de la Oz en su artículo, los respeto, aunque algunos no los comparto. Sólo en la diversidad de opiniones, es donde se llega a la verdad. Además, contrario a la manera de pensar de muchos, no solo en Cuba sino en este mundo, es preciso seguir el ejemplo del Benemérito de Las Américas, el mexicano Benito Juárez, quien expresó que “El respeto al derecho ajeno es la paz.”

La obra de todo creador es libre de ser interpretada como cada cual sea capaz, tomando en consideración su preparación cultural, estado de ánimo, condicionantes externas e internas del momento en que la disfruta, a lo que se une el mensaje que brota del alma y del sentir del creador, o sea, su pensamiento a la hora de realizar su obra.

Las canciones de Silvio Rodríguez tienen un mensaje explícito e implícito de cada momento que le ha tocado vivir, ¿le llegó el momento de pensar en un modelo soñado y frustrado?, ¿reaccionó ante la realidad circundante?, ¿tomó conciencia de las causas y azares que golpean a la mayoría de la población cubana?

Quizás en la Obra Martiana el cantautor encontró este pasaje: “Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía”. Bienvenido el debate respetuoso, el propio cantante lo planteó, y amparados en la prosa luminosa que acompañó a Martí todos los días de su vida, hagamos realidad su gran proyecto: “Con todos, y para el bien de todos”. Es hora de definiciones y no de metáforas.


Bookmark and Share

No hay comentarios: