Buscar en archivos de Mambí en Acción

lunes, 21 de diciembre de 2009

Carta de un prisionero cubano

¿Dónde comienza la tortura?




Suceso narrado por la comunicadora comunitaria Ana Rosa Alfonso Arteaga.


En carta enviada a esta comunicadora desde la Prisión Provincial (PRE) ubicada en Carretera a Planta Mecánica, Santa Clara, Villa Clara; el prisionero Alexander García Lima, relata la crítica situación que sufren los reclusos debido a la escasez de agua en el penal.

"Ana, primeramente quisiera agradecerle a usted y a todas las demás personas que componen la Red de Comunicadores, por haber accedido a publicar mi carta, pues conocí de la existencia de la Red y el meritorio trabajo que realizan, por los comentarios existentes dentro del penal."

"Le contaré, que hace unos quince días se agudizó la falta de agua ya existente, me explicó: En estos momentos el servicio de agua para la población penal es tan limitado que parece increíble puedan subsistir en tales condiciones los reos. Veinte minutos es el tiempo fijado por la dirección del penal para el servicio de agua en el día, o sea, por cada veinticuatro horas transcurridas, tenemos derecho a servirnos del agua por un espacio de veinte minutos. ¿Se imaginan cuántas personas convivimos en una sección del penal? Todos cuentan con el mismo tiempo para intentar almacenar la mayor cantidad del preciado líquido. Esto ocasiona disímiles desavenencias entre los prisioneros, pues todos necesitan el agua para subsistir veinticuatro horas más."

"Para adquirir el líquido, es necesario penetrar en un área inundada por materia fecal flotando en aguas albañales, pegar el envase a la pared, pues el tubo que suministra el preciado líquido sobresale tan solo unos cinco centímetros de la pared, estas son las condiciones en que unos cien hombres se abastecen de agua".

"Esta crítica situación se agudiza más en la sección número 2, y dentro de ésta el Destacamento 9; allí las letrinas están tupidas, el excremento es visible en el suelo. Debido a estas deficiencias, no me extrañaría que en cualquier momento se desate una epidemia en el penal".

"Las ocasiones en que nos hemos dirigido a la dirección del penal, las respuestas han sido insatisfactorias. Resulta provocativa la indiferencia que muestran estos oficiales ante las difíciles condiciones en que estamos conviviendo".

"Esto es parte del método que utiliza el Gobierno para reeducar a las personas sancionadas, claro, nosotros no necesitamos un Relator de las Naciones Unidas, el único país del mundo que ofrece a sus reos un programa universitario con amplios conocimientos en materia fecal, es Cuba. ¿Dónde culmina la injusticia? ¿Cuándo comienza la tortura? Por favor, que alguien me escuche."


Bookmark and Share

Publicar un comentario