Buscar en archivos de Mambí en Acción

sábado, 18 de septiembre de 2010

Pronunciamiento desacertado


Por Aimée Cabrera.

El Secretariado Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) publicó su Pronunciamiento que en nada tiene que ver con dar solución a la situación crítica que viven trabajadores y pueblo en general.

En el mismo se enfatiza que La Revolución cubana cumplirá 52 años y que debe continuar la construcción del socialismo, consolidando las conquistas alcanzadas. Como si un fantasma se hubiera dado a la tarea de trastocar todos “los logros” obtenidos, razón por la cual un gran porciento de la población ve como única vía de prosperidad la emigración.

Ahora es urgente organizar la producción, elevar la productividad así como mejorar la disciplina y la eficiencia. Hasta este preciso momento no importaba trabajar bien y con el aprovechamiento requerido.

En su cuarto párrafo arremete con el proceso de actualización del modelo económico y sus proyecciones para el período de 2011 al 2015, y como se prevé la reducción de miles de puestos de trabajo en ambos sectores: el estatal y el no estatal; el cual comenzará en el primer trimestre del 2011.

Se argumenta a continuación que el exceso de plazas sobrepasa el millón y que el Estado no puede mantener dichas plantillas infladas, por lo que “Es necesario elevar la producción y la calidad de los servicios, reducir los abultados gastos sociales y eliminar gratuidades indebidas, subsidios excesivos, el estudio como fuente de empleo y la jubilación anticipada”.

No podía faltar el destacar que el éxito de este proceso estará dado por el aseguramiento político del movimiento sindical bajo la dirección del Partido Comunista de Cuba cuyas medidas ayudarán a identificar las plazas que no son indispensables y la reubicación en otros puestos de trabajo, o la reorientación laboral de dichos trabajadores.

Falta conocer si toda esta nueva jerga es conocida por quienes podrán ser afectados con las plazas que ocupan en la actualidad. Qué se entiende por “reorientación laboral”, iremos conociendo de todo un poco con el transcurso de los meses, aunque sabemos que los primeros meses del próximo año serán decisivos para conocer hasta donde puede llegar tanta palabrería y paternalismo.

Se analiza la posibilidad de diversificar las opciones laborales a través del arrendamiento, el usufructo, las cooperativas y el trabajo por cuenta propia. Lo que no se plantea es si la lacra del burocratismo va a entorpecer estas alternativas de empleo, o si cuando el trabajador comience a prosperar pierda la posibilidad de laborar como cuentapropista.

A prepararse para obtener plazas solo en las tareas que quiere priorizar el gobierno como son la agricultura, la construcción, el magisterio, la policía, y obreros industriales entre otras. De nada servirá negarse a escoger algunas de estas propuestas, y con el tiempo se volverán a ver los éxodos hacia otros empleos.

Se dice que los cambios en la política de empleo se aplicarán de manera gradual y progresiva, efectuándose los mismos sobre bases que estipulan el no subsidiar de manera indefinida a los trabajadores: ¡Si te quedas sin trabajo, arréglatelas como puedas!, y para que no queden dudas, se refiere que en este proceso de nueva ubicación jugará un papel importante la gestión personal que haga el afectado.

Otro punto que se tendrá en cuenta es el relacionado con la idoneidad, la cual define quienes cubrirán las plazas disponibles, lo que no se explica es cómo quedarán los que pagaron sus plazas a altos precios, así como otros que han sido “las vacas sagradas”, o los que le saben más de cuatro cosas a sus dirigentes administrativos o sindicales, cuestión que puede poner en peligro las plazas de los que realmente laboran en sus centros.

En cuanto al salario, se plantea que hay que modernizar el actual principio de distribución socialista, y se enfatiza en el sistema de pago por resultado, el cual es aplicado en algunos centros para elevar no solo la productividad, sino el ingreso del trabajador.

Se señala que los líderes sindicales sean exigentes para que en cada nivel de dirección se cumpla con esta política, la cual garantizará el socialismo cubano. Lo que no se sabe es si tanta rectitud, control e injusticias sean soportadas por todos los trabajadores que sufren afectaciones debido a esta nueva instrumentación.

No hay comentarios: