Buscar en archivos de Mambí en Acción

viernes, 27 de julio de 2018

Doctora y esbirra a la vez, reprime a activistas pacíficos #Cuba #DictaduraComunista #DDHH

Mambí en A/ Ana Iris Miranda Leyva, Representante del Comando Olegario Charlot Spileta, del Movimiento Cubano Reflexión, ex Presa Política y Prisionera de Conciencia, denuncia que ella y su familia siguen sin derecho a recibir atención médica; pues la esbirra de bata blanca que atiende su zona de vivienda continúa en su puesto debido al tráfico de influencias de su familia, quienes ocupan altos cargos en la dictadura comunista.

Como denunciamos hace poco, nuestra familia se "atiende" en el Consultorio 14, perteneciente al policlínico "Julio Grave de Peralta"; dirigido por la doctora Arelis Benítez Palmero.

En el Consultorio 14, ubicado en calle Máximo Gómez esquina Peralejo, la doctora es Yailín Rojas Rodríguez (registro profesional 184291). Esta esbirra de bata blanca reside en calle Libertad # 194 / Peralejo y Ángel Guerra. Dicha represora carece de conocimientos médicos elementales y de ética profesional. Ella se hizo doctora por el tráfico de influencias de su infame familia, donde todos ocupan altos cargos al servicio de la criminal dictadura comunista: su padrastro Humberto Rodríguez Tang (oficial de la seguridad del estado y jefe de los violentos grupos de respuesta rápida). Su hermana gemela Yailén Rojas Rodríguez y su cuñado son Fiscales de "Legalidad Socialista". Su cuñado es uno de los más altos jefes de ese órgano represivo. Su madre, Sara Rodríguez Oliva, es profesora de medicina. Ella y su familia han participado en incontables e infames actos de repudio, asedio y vigilancia, seguimientos, etc., contra nuestra familia desde hace muchos años debido a nuestra filiación política contraria a la dictadura comunista.

La "doctora" Yailín Rojas Rodríguez (registro profesional 184291) abandonó la especialidad Neonatología al ver que, por el momento, no podría salir a trabajar en el extranjero ("cumplir misión"). En su lugar está adquiriendo un Diplomado, por cuya vía sí puede hacerlo, en donde podrá ganar muchos beneficios económicos de dicho trabajo.

Como ya habíamos denunciado, debido a sus ataques morales y políticos dentro de la consulta, nos habíamos dirigido a la dirección del policlínico para exigir solución a este problema. Allí la doctora Yohandra Aracelis Castillo Almeida (registro profesional 76324), en ese momento Vicedirectora en funciones, nos aseguró que esa lamentable situación no se repetiría, pues aquella doctora no atendería más a nuestra familia. Esa respuesta fue el 29 de junio de 2018, y no se cumplió, pues ayer en la tarde nuestra familia no pudo atenderse en el Consultorio 14 porque dicha esbirra de bata blanca, Yailín Rojas Rodríguez (registro profesional 184291), sigue allí, ejerciendo como médico, pero sin amor a su noble profesión, sin ética profesional y sin conocimientos médicos elementales; debido a que se graduó solo para salir de misión y ganar buenos beneficios económicos. A penas nos vio llegar, se puso en modo ofensivo y chocante. Así que nos retiramos sin poder atendernos.

Nosotros, como seres humanos, TENEMOS DERECHO A RECIBIR ATENCIÓN MÉDICA, DE CALIDAD, REALIZADA CON ÉTICA PROFESIONAL E IMPARCIALIDAD POLÍTICA POR PARTE DE LOS DOCTORES, CON CONFIDENCIALIDAD Y CONSENTIMIENTO INFORMADO.

Así que volveremos a la Dirección del policlínico Julio Grave de Peralta, ubicado en calle Maceo / Aricochea y Cables, a EXIGIR el respeto a nuestros Derechos Humanos y la atención médica que necesitamos. Si su directora, la doctora Arelis Benítez Palmero también pisotea nuestros derechos, tendremos que ocupar cívicamente Salud Pública Provincial; donde haremos todo lo políticamente necesario hasta que este problema, generado por los esbirros de la seguridad del estado y el minint al servicio de la dictadura comunista, sea resuelto de forma justa.
Publicar un comentario