Buscar en archivos de Mambí en Acción

miércoles, 17 de abril de 2019

¡Hey! Mi General... es con Ud. #Venezuela



Por Cnel. e Ing. (Ej) Rubén Darío Bustillos Rávago

Mambí en A/ Desde hace muchos años que su conciencia no le dejaba dormir tranquilo, y, aun cuando estaba decidido a contarlo todo a la DEA, para que le rebajaran la pena por el pocotón de toneladas de coca que coadyuvó a pasar a EE.UU., el “Pollo” cayó en Madrid.

Eso, mi general, tiene a más de uno chorreado. Sobre todo, al Capo di tutti capi del “Cartel de los Soles” y su hermano, “El Mocho, quien tiene muchísimos años haciendo tremendo trabajo desde el organismo encargado de colectar “los cobres” de los impuestos nacionales y se aprovecha de colectar los dineros del “Cartel” garantizando, a través de las aduanas, la salida de contenedores repletos de drogas y, siguiendo la misma ruta, pero a la inversa, asegura su retorno lleno de dólares en efectivo. Son algo así como 25.000 millones de dólares anuales.

En lo personal me tiene sin cuidado que Ud. le haya regalado una finca a su novia, comprada con dinero del narcotráfico, pero tenga presente, mi general, que la DEA no olvida. Fíjese en el Pollo. Lo tuvieron que liberar en Aruba, pero nunca lo sacaron de la mira hasta arrestarlo en Madrid.

Pero no le estoy escribiendo para chismear de sus debilidades humanas, sino de lo que en serio se nos viene encima. La guerra.

Primero, “El Usurpador” llama a los rusos para poder desplegar y poner a tono el sistema de defensa antiaérea S-300 que se descompuso con el primer apagón rojo. El S-300 es el mismo sistema de defensa antiaérea que no ha servido para nada en la guerra siria.

Los aviones israelíes entran al espacio aéreo sirio y bombardean blancos enemigos sin que hasta el presente hayan derribado una sola de sus naves. Aun cuando hay que reconocer que un cohete en Siria operado por técnicos rusos recientemente derribó un avión de transporte militar II-20 matando a 35 hombres de sus propias tropas.

Posteriormente Nicolás mandó a sus Colectivos a la calle para que le protegieran y resulta que para la comunidad internacional dejaron de ser “paramilitares” para ser calificados como “Terroristas”. Ud. mi general, sabe mejor que yo lo que eso significa.

Para ir cerrando el cuadro, la teocracia iraní le ofreció al usurpador Nicolás Maduro ayudarlo a sostenerse en el poder con miembros de su Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC). Ese cuerpo armado, que recientemente fue declarado por los Estados Unidos como grupo terrorista, es uno de los principales promotores del fundamentalismo en Medio Oriente. Además, es fundador responsable del grupo terrorista Hezbollah, quién ha sembrado raíces en Venezuela, financiado por el narcotráfico. Si no me cree, pregúntele al capo Tareck El Aissame.





Como guinda de la torta, los chinos y los rusos se aprovecharon para enviar a Caracas algunos de sus soldaditos para poder participar de la fiesta universal a la que fueron invitados por el narcoestado de Nicolás y, de paso, molestar al monstruo más poderoso del universo.

Con ello se montó el teatro ideal para darles la excusa perfecta a todos aquellos gobiernos del hemisferio, que, hasta ayer, estuvieron negándose a una intervención armada para cerrar filas alrededor de la gran potencia que representa los EE.UU. Esos gobiernos, con mucha razón, ven en peligro sus intereses con el temor natural de que sus pueblos sean víctimas de todo ese malandraje unificado por un régimen usurpador del poder que pretende conservarlo a cualquier precio.

Como consecuencia, hay nubarrones oscuros en el horizonte que nos conducirán a una conflagración armada, de carácter internacional, no solo con los norteamericanos sino con casi todos los países del hemisferio y la OTAN. ¿Y Ud. cree que una guerra con el enemigo más poderoso del mundo la puede ganar unas FAN desmoralizada y hambrienta?

¿Y si Ud. cae prisionero, mi general, adonde cree que le enviarán? Acuérdese de la triste historia del General Manuel Noriega en 1989/1990.

Es por eso, mi general, que aun cuando Ud. no es santo de mi devoción y siendo yo un soldado viejo, pragmático, de esa rara especie que todavía andamos por allí pregonando amor por su patria, es que le aconsejo que intervenga para evitar males peores.

Mande Ud. a ese extranjero usurpador de la presidencia bien largo al carajo y póngase del lado de la Constitución.

Tome Ud. el mando y ordene detener a esos fanáticos Oficiales del SEBIN y de la DGCIM dispuestos hasta torturarle a Ud. mismo, si tuvieran la ocasión.

Ponga en libertad a todos los presos políticos. Confronte y desarme a todas las bandas paramilitares que pululan en el país. Capture y entréguele a la DEA a los Capos del narcotráfico. Capture y expulse a los comandantes y tropas de las Fuerzas de Ocupación Cubana. Corte toda comunicación con Cuba. Ordene a sus unidades del interior a confrontar y expulsar a los miembros de las FARC y del ELN. Aprese a todos los terroristas del Hezbollah que operan en Venezuela. Mande a detener a todos los miembros prominentes del régimen. Pida la ayuda internacional para el mejor y más eficiente cumplimiento de su misión. Tome Miraflores y entrégueselo al legítimo presidente encargado, Ing. Juan Guaidó.

Ud., mi general, tiene todo para cumplir con lo arriba sugerido y suscrito en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Ese es el deber ser de un general de honor que ama a su país.

Ud. mi general, quien es visto y considerado como un villano por el pueblo de Venezuela, se transformaría en un héroe, quien al acogerse a lo señalado en el articulado de la resolución de la Asamblea Nacional que beneficia a los militares que se pongan del lado de la Constitución y, por ende, a las órdenes del presidente Juan Guaidó, podrá retirarse tranquilo a disfrutar de su vida en paz y en donde quiera.

Si no lo hace, tal vez de su propio entorno otro lo hará, y cuidado si no es Ud. víctima de una deslealtad y termina pagando sus culpas, en manos de quien Ud. menos lo espera.

Decídase, mi general, el tiempo apremia y sus hermanos de armas solo esperan que Ud. sea un valeroso conductor de hombres, para seguirle.

Caracas, 16 de abril de 2019.

Su subalterno aun cuando no amigo
Cnel. e Ing. (Ej) Rubén Darío Bustillos Rávago

No hay comentarios: